El Universal
Detenidos confirman red de tráfico de menores: SIEDO
Marisela Morales, la Subprocuradora de Investigación Especializada en Delincuencia Organizada (SIEDO) está satisfecha pues ayer, por primera vez, un juez federal le concedió órdenes de aprehensión en un caso de tráfico de menores agravado con delincuencia organizada.

Se trata del caso de 14 menores desaparecidos por lo que ella califica como "una red criminal transnacional" de tráfico de niños con presencia en varios estados de la República y con operaciones en Ruanda, Tailandia, El Salvador, Guatemala y Colombia.

Son esos nexos internacionales los que hacen presumir a la subprocuradora que los niños sustraídos (11 de Casitas del Sur y tres del Centro de Adaptación Social y Familiar de Monterrey) hayan sido sacados del país.

Una de la órdenes de aprehensión giradas ayer por el juez primero de Distrito de Procesos Penales es en contra de Elvira Casco Majalca, ex directora de la casa hogar Casitas del Sur, quien fue detenida ayer por la SIEDO y las otras dos son las de Alonso Emmanuel Cuevas Castañeda, pastor y administrador de la Iglesia Cristiana Restaurada, y de Leticia Arrieta Estrada, maestra de inglés y colaboradora de Casitas del Sur, quienes con Casco son acusados de delitos de delincuencia organizada y tráfico de menores.

-Ahora lo importante es recuperar a los niños, ¿hay indicios de dónde pudieran estar?

-Sí, tenemos algunos y estamos trabajando en eso. Se han practicado varios cateos para encontrarlos en varios estados pero no hemos tenido resultados positivos. Hicimos cateos para buscarlos en el Distrito Federal, Cancún, San Luis Potosí, Coahuila y en Monterrey -responde la subprocuradora Marisela Morales, en entrevista con EL UNVIERSAL.

-Ustedes aseguran que la organización religiosa que estaría detrás de estos casos de desaparición tiene operaciones en varias partes del mundo. ¿No cree usted que hayan sacado a estos niños del país?

-Sí, es muy probable. Precisamente estamos trabajando en otros países, incluso se han hecho algunas diligencias en el extranjero, por ejemplo en Venezuela y se va a seguir haciendo en otros países, pues tenemos la presunción de que pudieron haber sido sacados del país.

-Elvira Casco, la ex directora de Casita del Sur, participaba en las investigaciones, incluso declaró que los menores sustraídos estaban en posesión de la Iglesia Cristiana Restaurada, que podría haberlos llevado fuera del país. ¿Tienen ustedes evidencias de que forma parte de la red de tráfico de menores?

-Efectivamente, ella rindió varias declaraciones ante el fiscal de la SIEDO y sí estuvo aportando información. Sin embargo, en las investigaciones resultaron indicios de responsabilidad de ella, y por eso el juez libró la orden de aprehensión en su contra.

-¿De qué dimensión es esta red de la que habla la SIEDO?

-Es una red muy importante cuyas víctimas son niños, que en muchos casos, son abandonados en los albergues y que están ahí por casos de violencia familiar o por el incumplimiento de sus padres en sus obligaciones, incluso por abuso sexual. No sabemos hasta dónde podría extenderse esta red pues la investigación es muy amplia y tenemos un espectro muy amplio de operaciones de esta organización. Es un asunto muy relevante, se trata de un delito muy triste y que vulnera la integridad y el desarrollo de los niños. Es una red que opera en personas desprotegidas y que han sufrido maltrato o violencia y que además deben de padecer de este tráfico.

-En el caso de los otros dos detenidos, ¿hay pruebas sólidas de su participación en la red?

-Sí, sí las tenemos. Incluso hay padres y una víctima (una menor) que vieron como la maestra se llevó a una de las desaparecidas. Hay declaraciones en las que directamente señalan que estas personas se llevaron a varios de los niños.