Eréndira Espinosa/Excélsior
"La afectación del usuario y el menor poder adquisitivo hace que la gente no acuda a los restaurantes y restrinja sus gastos", aseguró Marisol Huerta, analista de Actinver.
México, D.F. .- La cautela del consumidor, el alza del dólar, los altos precios de las materias primas y hasta el IVA son factores que afectan el desempeño de los restaurantes, por lo que algunas cadenas ya analizan las estrategias para reinventar el negocio.

"La afectación del usuario y el menor poder adquisitivo hace que la gente no acuda a los restaurantes y restrinja sus gastos", aseguró Marisol Huerta, analista de Actinver.

En su opinión, la gente disminuye sus visitas a los restaurantes durante los fines de semana, comportamiento que es resultado del impacto de la crisis en nuestro país.

"Para muchos es precaución. Otros empiezan a pagar sus compromisos como créditos", dijo.

El alza del dólar es otro asunto que golpea a los restaurantes.

"Con el actual tipo de cambio, a ciertas firmas les afecta en los insumos y les pega en sus márgenes", señaló Huerta.

Wal-Mart informó que este año no tiene planeadas aperturas de restaurantes Vip's o El Portón.

Para su director general, Eduardo Solórzano, los restaurantes son un negocio en revisión.

"Estamos en un proceso de cambios en el negocio de restaurantes, tratando de reinventar una propuesta de valor sólida. Esto no significa una renuncia, creemos que es un negocio muy rentable, aunque ha sufrido en esta problemática económica", dijo previamente.

Al respecto, la analista mencionó que para la empresa no es el mejor momento para invertir en el segmento restaurantero.

Por su parte, Alsea, empresa que opera formatos como Burger King, Chili's, Starbucks, Domino's Pizza, Popeye's y recientemente California Pizza Kitchen, enfrenta retos como el alza del dólar, ya que el precio de la divisa provoca que los costos de sus importaciones se incrementen.

Además la aplicación del IVA en alimentos, para formatos como Domino's Pizza y Burger King, provocó que las ventas de las tiendas con más de un año en operación cayeran seis por ciento durante el año pasado.

"La caída del año tuvo que ver con esta absorción y el traspaso del IVA al consumidor", dijo.

La utilidad neta de Alsea presentó una disminución de 349.6 millones de pesos, y tuvo una pérdida cambiaria de 89 millones de pesos, consecuencia de la depreciación del peso y otras monedas en países donde la firma opera.

Otros formatos que deberán superar el ambiente recesivo son Toks y Sanborn's.

Los restaurantes Tok's, pertenecientes a Grupo Gigante, continuarán su expansión, aunque con cautela, ya que el consumo ha disminuido. "Hay consumidores que bajan a otro precio, que es la comida casual que ofrecemos, aunque prevemos una ligera afectación", dijo Angel Losada, director general de Gigante.

Sanborn's, por su parte, coincidió en que la debilidad del consumo es una constante, fenómeno más notorio durante el cuarto trimestre del año. Sin embargo, para enfrentar a los monederos cautelosos la cadena impulsó la actividad promocional.