Notimex
Diputados perredistas y viudas de los mineros fallecidos promoverán que se reanude el rescate de los cuerpos, así como la realización de un peritaje para demostrar que es técnicamente viable continuar con esas labores
Diputados del PRD y viudas de los mineros que fallecieron en Pasta de Conchos promoverán que se reactive el rescate de los cuerpos y un peritaje con recursos del Poder Legislativo para demostrar que es técnicamente viable continuar con esas labores.

En conferencia de prensa en San Lázaro, la diputada perredista Claudia Cruz Santiago se pronunció porque las autoridades federales y estatales reinicien el rescate de los restos de los mineros fallecidos en la Mina Pasta de Conchos, Coahuila, el 19 de febrero de 2006.

La legisladora, integrante de la Comisión Especial para Conocer las Responsabilidades y Origen de la Tragedia de la Mina Pasta de Conchos, adelantó que presentará un punto de acuerdo ante la Comisión Permanente.

En el mismo, dijo, exhortarán a las secretarías del Trabajo, Economía y Gobernación para que ordenen a la empresa Industria Minera México garantizar las condiciones para el reinicio del rescate de los cuerpos.

La legisladora del Partido de la Revolución Democrática (PRD) argumentó que desde hace 13 meses dicha empresa suspendió el rescate de los cuerpos de los 63 mineros fallecidos, al argumentar que el gas metano estaba llegando a la bocamina y que era muy peligroso adentrarse.

Sin embargo, Elvira Martínez Espinoza y María del Refugio López, viudas de los mineros fallecidos, señalaron que no existe ningún obstáculo técnico para el rescate.

Ambas mujeres acusaron que la empresa controla los niveles de gas de acuerdo a su conveniencia, ya que dijeron, cuando van los inspectores o se les requiere información apagan los ventiladores, el gas se acumula y no se puede bajar a la mina.

Sin embargo, cuando se trata de hacer obras en el lugar, controlan los niveles de gas y hacen que baje personal aún sin autorescatador.

Cruz Santiago anunció que se promoverá la contratación de peritos independientes, con recursos de la Cámara de Diputados, para demostrar que el rescate de los cadáveres es técnicamente viable.