Jerusalén, Israel.- El presidente de Estados Unidos, George W. Bush, inició hoy su segunda visita a Israel en pocos meses con la promesa de que Washington continuará apoyando como hasta ahora al Estado judío, al que consideró un ejemplo de democracia para todo Cercano Oriente.
"El objetivo de Estados Unidos debe ser el de apoyar a nuestro más fuerte aliado y amigo en Cercano Oriente", afirmó Bush en Jerusalén, justo en el día en el que el Estado de Israel celebra el 60 aniversario de su fundación.

Después de una reunión con el presidente israelí, Shimon Peres, Bush dijo que los 60 años de democracia en Israel son una causa de optimismo de cara a la consecución de cambios democráticos en toda la región, y consideró que "lo que ha ocurrido aquí, es posible en cualquier lugar".

"Estoy seguro de que, si usteden regresaran 60 años atrás y trataran de adivinar dónde estaría Israel ahora, sería difícil proyectar un país tan próspero y esperanzador", añadió el mandatario, quien ya había visitado Israel en enero, en medio de sus esfuerzos por impulsar un acuerdo de paz entre israelíes y palestinos.

Por la noche, Bush pronunció un discurso en la conferencia internacional organizada por Peres con motivo del aniversario. Ante un auditorio repleto con 3.500 invitados de honor, el presidente felicitó al Estado judío por su cumpleaños y consideró que Estados Unidos es el "mejor y más viejo amigo de Israel".

Al mismo tiempo, afirmó que tanto Israel como Estados Unidos buscan la paz y que "la libertad es una gran alternativa a la tiranía y el terror". También se mostró convencido de que "los niños en Cercano Oriente podrán vivir en paz", después de décadas de sangriento conflicto.

Sin embargo, la visita de Bush se vio empañada por nuevos actos de violencia. Pocas horas antes de su discurso, un cohete lanzado desde la Franja de Gaza impactó en un centro comercial en la ciudad israelí de Ashkelon, hiriendo a 16 personas, entre ellas una madre y su hija de tres años. Al mismo tiempo, una operación del Ejército en Gaza mató también a cuatro milicianos palestinos e hirió a otros nueve.

En la misma conferencia en Jerusalén, el primer ministro israelí, Ehud Olmert, condenó el ataque en Ashkelon y amenazó a los grupos palestinos con una violencia militar sin precedentes si no cesa el lanzamiento de cohetes contra ciudades israelíes. "Tomaremos las medidas necesarias para que esto pare", dijo.

Olmert aseguró al mismo tiempo que Israel está haciendo "grandes esfuerzos" y "progresos serios" en sus negociaciones de paz con los palestinos que fueron retomadas a finales de noviembre en la cumbre de Annapolis, organizada por Bush. El primer ministro se mostró "esperanzado" de que las negociaciones "den su fruto antes de que acabe este año, 2008".

Bush, quien viaja acompañado de su esposa Laura, mantuvo también una reunión privada con Olmert centrada en Irán y cuestiones de cooperación estratégica. Bush consideró que "las armas nucleares iraníes constituyen una amenaza existencial para Israel" y que por ello Washington debe permanecer al lado del Estado judío.

La visita de Bush está acompañada de estrictas medidas de seguridad. Las autoridades han desplegado a 14.000 policías, mientras la ciudad es sobrevolada constantemente por helicópteros y un zepelín con cámaras de vigilancia. El corte de calles es causa de numerosos embotellamientos.

Mientras Israel celebra el 60 aniversario de su fundación por parte de David Ben Gurion, el 14 de mayo de 1948, los palestinos conmemoran los 60 años de la "naqba" (catástrofe), nombre que dan a la huida o expulsión de cientos de miles de palestinos tras la constitución del Estado judío.

Coincidiendo con esa fecha, los palestinos convocaron hoy manifestaciones en la Franja de Gaza y Cisjordania. Junto a varios puestos de control en Cisjordania se produjeron enfrentamientos entre cientos de palestinos y soldados israelíes.

Mientras, en una conferencia en Gaza, el dirigente de la organización radical islámica Hamas Mahmud al-Zahar reiteró que el grupo no reconocerá jamás a Israel. "Israel desaparecerá algún día y los palestinos permanecerán para liberar todo el territorio ocupado", dijo el ex ministro de Relaciones Exteriores palestino.

Bush visitará mañana jueves junto con su esposa y Olmert la fortaleza histórica de Masada, y por la tarde pronunciará un discurso ante el Parlamento israelí. El viernes proseguirá su gira por Arabia Saudí y Egipto, donde el fin de semana se reunirá también con el presidente palestino, Mahmud Abbas.