Washington, EU.- El presidente estadounidense, George W. Bush, reiteró el martes que existe un peligro nuclear iraní y mantuvo la posibilidad de recurrir a la fuerza contra la república islámica, pese a la publicación de un informe oficial que minimiza ese riesgo.
"Irán fue peligroso, Irán es peligroso e Irán será peligroso si detenta los conocimientos necesarios para fabricar un arma nuclear", dijo. "La mejor diplomacia, una diplomacia efectiva es aquella en la cual todas las opciones están sobre la mesa", añadió.

Bush habló en una conferencia de prensa sobre control de daños convocada al día siguiente de que la National Intelligence Estimate (NIE) --el organismo que coordina las dieciséis agencias norteamericanas de espionaje-- afirmara que el programa iraní de armas nucleares había quedado congelado en 2003.

El reporte sugiere que Teherán es más permeable de que lo que se creía a las presiones diplomáticas internacionales y calificó la retórica de Washington sobre la situación de exageración que ya dura por lo menos dos años.

Precupado por la posibilidad de que el NIE pudiera obstaculizar los esfuerzos de su gobierno por lograr la aprobación de una nueva serie de sanciones de la ONU contra Irán, Bush dijo que había telefoneado al presidente de Rusia, Vladimir Putin, para plantearle que ahora no era el momento de volverse atrás.

"Nuestras políticas siguen siendo las mismas. Yo veo un peligro, y son muchos en el mundo los que ven el mismo peligro. Este reporte no es para decir 'bueno, vamos a tranquilizarnos y dejar el tema'", declaró el presidente estadounidense.

"Yo veo este reporte como una señal de advertencia de que ellos tuvieron el programa y lo suspendieron. Es una señal de advertencia porque pueden reanudarlo", dijo Bush.

Putin no formuló ningún comentario sobre su conversación con Bush, pero dijo que los programas nucleares de Irán deben ser "abiertos y transparentes" y supervisados por la Agencia Internacional de Energía Atómica (AIEA).

Rusia, que ha sostenido reiteradamente que no hay ninguna prueba de que Irán se proponga construir armas nucleares, ha ayudado a Irán a construir un reactor nuclear y dijo reiteradamente que no hay evidencias de que Irán esté tratando de construir armas nucleares.

Bush dijo que sigue apoyando la propuesta de Moscú de proporcionar combustible nuclear a Irán para su planta atómica de Bushehr, y luego recoger los residuos atómicos, ya que, en caso contrario, podrían ser usados para construir armas atómicas.

La secretaria de Estado, Condoleezza Rice, multiplicó sus llamados telefónicos entre el lunes y el martes, con sus colegas chino, alemán, francés, y el jefe de la diplomacia de la Unión Europea, Javier Solana. El número tres del departamento de Estado, Nick Burns, llamó a sus homólogos en los cinco países para doblegar a Teherán.

Según el portavoz adjunto del departamento de Estado, Tom Casey, Estados Unidos recibió de sus aliados "un compromiso de continuar" en la vía diplomática seguida hasta entonces y buscar una nueva resolución del Consejo de Seguridad en el curso de las múltiples conversaciones de los últimos dos días.

El presidente estadounidense observó que el NIE había encontrado lo que llamó "estrategia del palo y la zanahoria" con Irán para obtener resultados, pero declinó ofrecer un paquete internacional de beneficios diplomáticos y económicos a Irán y no se mostró dispuesto a sumarse a las conversaciones de la república islámica con Gran Bretaña, Francia y Alemania.

"He afirmado reiteradamente que me sentaré en la mesa con los tres países europeos si se suspendiera de forma verificable ese programa. Y esa oferta se mantiene", aseguró.