Washington, EU.- Barack Obama dijo hoy que la Casa Blanca lo acusa injustamente de ser conciliador con los dictadores, en referencia a unos comentarios en Israel del presidente de Estados Unidos, George W. Bush.
Bush mencionó hoy en un discurso ante el Parlamento israelí que "algunos parecen creer" que se debería de negociar "con los terroristas y los radicales, como si algún argumento ingenioso fuese a persuadirles de que están equivocados".

Insistió en que se trata de una "falsa ilusión" que otros han tenido antes: "Cuando los tanques nazis cruzaban Polonia en 1939 un senador estadounidense declaró: 'Dios mío, si pudiera haber hablado con Hitler todo esto podría haberse evitado'".

El inquilino de la Casa Blanca insistió en que la historia ha "desacreditado reiteradamente" ese tipo de actitud conciliadora.

Obama, que durante su campaña por la candidatura presidencial demócrata ha expresado su interés en reunirse con los líderes de países como Cuba o Irán, se dio por aludido y respondió a unos comentarios que la Casa Blanca asegura no iban dirigidos a él.

"Es triste que el presidente Bush usase un discurso ante el Knesset (Parlamento israelí) con motivo del 60 aniversario de la independencia de Israel para lanzar un ataque político falso", señaló el senador por Illinois en un comunicado.

La portavoz de la Casa Blanca, Dana Perino, negó desde Israel que Bush estuviese refiriéndose a Obama.

"Hay muchos que han sugerido este tipo de negociaciones con personas con las que el presidente Bush no cree que deberíamos de hablar", indicó Perino.

"Entiendo que cuando uno está compitiendo por la presidencia piensa que el mundo gira a su alrededor, pero eso no siempre es cierto y no lo es en este caso", añadió.

El candidato presidencial republicano, John McCain, ha criticado insistentemente a Obama por decir que se reuniría con el líder cubano Raúl Castro sin poner condiciones.

McCain asegura que sólo hablará con Cuba después de que el Gobierno de la isla realice elecciones libres.