El Universal
Washington.- El presidente estadounidense, George W. Bush, proyectó el lunes que el déficit presupuestario se duplicará en 2008 y lo atribuyó al debilitamiento económico, al revelar un plan de gastos por 3.1 billones de dólares para el año fiscal 2009 que casi congela los programas domésticos.
Las proyecciones de la Casa Blanca fueron criticadas inmediatamente tanto por los legisladores demócratas como por los republicanos, que dijeron que los números podrían estar ocultando la extensión total del deterioro de las cuentas públicas.

Con la economía de Estados Unidos al borde de una recesión, Bush dijo que el déficit alcanzaría 410 mil millones de dólares para el año presupuestario 2008 que termina el 30 de septiembre, y llegaría a 407 mil millones de dólares para el ejercicio fiscal 2009 que empieza el 1 de octubre.

El presupuesto se centra en el gasto militar y la guerra de Irak, al proponer un incremento de 7.5% para el Pentágono, a 515 mil millones de dólares. Aparte de eso, Bush también pidió 70 mil millones de dólares más para los conflictos de Irak y Afganistán.

Esta situación presupuestaria más desfavorable será heredada por el próximo presidente, que asumirá en enero de 2009.

"Lejos de proponer un plan para arreglar el presupuesto, la administración Bush propone políticas que lo empeoran, y con poco remordimiento, deja las consecuencias a la próxima administración y a las futuras generaciones", dijo el presidente de la Comisión de Presupuesto de la Cámara de Representantes del Congreso, John Spratt, un demócrata de Carolina del Sur.

El senador Judd Gregg, un republicano de New Hampshire que tiene alto rango en la Comisión de Presupuesto del Senado, fue igual de incisivo, al decir que el presupuesto carece de credibilidad. "Este presupuesto tiene que haber sido visto por ellos más como un ejercicio académico, que como un ejercicio serio, porque no es un presupuesto serio", dijo Gregg a Reuters en una entrevista. "Tiene todavía más juegos de lo habitual", afirmó.

Déficit presupuestario creciente

Los déficit que estimó Bush son más del doble que la brecha de 162 mil millones de dólares de 2007, y se acercarían al récord histórico de 413 mil millones de dólares registrado en 2004.

Los mayores déficit, causados en parte por la menor recaudación en una economía que se frena, revertirían una tendencia de los últimos tres años, en la cual los déficit disminuían.

El paquete de estímulo prometido por 150 mil millones de dólares, que incluye devoluciones de impuestos para impulsar el consumo y evitar la recesión, también aumentará los déficit, al menos a corto plazo, y el financiamiento de la guerra de Irak es otra fuente de gastos grandes.

El presupuesto "toma en cuenta que vamos a ver una desaceleración de la economía, una desaceleración temporaria", dijo la portavoz de la Casa Blanca Dana Perino. "Toma en cuenta el paquete de estímulo económico que vamos a aplicar para blindar a la economía", agregó.

Bush dijo que, a pesar del empeoramiento del déficit en el corto plazo, aún sería posible equilibrar las cuentas públicas hacia 2012, haciendo al mismo tiempo que sean permanentes los recortes de impuestos que él aplicó en 2001 y 2003.

Los legisladores argumentaban que el presupuesto oculta los verdaderos problemas fiscales. Observaron que incluye sólo una parte de las necesidades de financiamiento previstas para las guerras de Irak y Afganistán en 2009, y que las predicciones económicas usadas para calcular el presupuesto de Bush son más optimistas que las del sector privado.

El proyecto también supone grandes recortes en muchos programas domésticos populares como los fondos para autovías y la asistencia para que los pobres puedan abastecerse de combustible de calefacción. (Reuters)