Notimex
Roma.- La policía italiana dio hoy un nuevo golpe contra Cosa Nostra, la mafia siciliana, al arrestar al 'capo' Ludovico Sansone en un operativo en Palermo, capital de Sicilia, informó el procurador nacional antimafia Pietro Graso.
Detalló que con la detención de Sansone concluyó la llamada operación 'Perseo', con la que se decapitó en diciembre de 2008 una nueva estructura de mando de la mafia siciliana, duramente golpeada en los últimos años con el arresto de sus principales líderes.

'La operación `Perseo' representa la decapitación de una Cosa Nostra que estaba por realzar la cabeza', declaró Grasso.

Sansone, de 56 años y jefe del llamado clan de Brancaccio de Palermo fue capturado la tarde de este viernes en la capital siciliana en la casa de su hija.

En un inicio, Sansone intentó escapar por el techo, pero fue bloqueado por agentes del cuerpo de carabineros, confirmó el comandante provincial, Teo Luzi.

Resaltó que con la captura de Sansone se puso fin a tres meses en los que el mafioso escapó de la acción de la justicia.

'No hay que olvidar que en el ámbito de Cosa Nostra el no ser capturados da prestigio a los criminales; es necesario evitar que en torno a ellos se cree el mito de que son invencibles', añadió.

La cúpula de Cosa Nostra se encuentra prácticamente desarticulada con la serie de arrestos de sus principales 'capos' en los últimos años.

En abril de 2006, cayó el 'supercapo' Bernardo Provenzano, que estuvo prófugo de la justicia desde 1963 y quien desde sus escondites comandaba a la organización criminal.

En noviembre de 2007, fue detenido Salvatore Lo Piccolo, considerado el sucesor de Provenzano y con lo que según los expertos se puso fin al dominio de los corleoneses, que por años se impusieron en la cúpula de Cosa Nostra.

Otra serie de arrestos de capos regionales se sucedieron hasta diciembre pasado, cuando la operación 'Perseo' llevó a la captura de 94 mafiosos que planeaban reorganizar los mandos de la mafia italiana más famosa.

En la actualidad Cosa Nostra no cuenta con una figura de comando de referencia y uno de los últimos prófugos de la justicia es Matteo Messina Debaro, 'capo' en la provincia de Trapani, pero considerado sin capacidad de suceder a Provenzano.