El Universal
México, D.F.- Las personas que están buscando una propiedad para rentar deben evaluar el precio y diferentes aspectos, antes de gastar más de la cuenta y ahorcar el ingreso mensual.
Después de visitar cerca de 12 departamentos, Isabel y Guillermo decidieron ampliar su presupuesto para pagar la renta; el próximo mes de junio se casarán y buscan un departamento pequeño, que les permita ahorrar.

Entre ambos suman un ingreso mensual de 20 mil pesos, ella como asistente de dirección en una empresa transnacional y él como diseñador gráfico en un despacho de publicidad. "Pensamos que con 3 mil pesos podríamos encontrar un departamento cerca de mi oficina, pero lo poco que hay no cumple con nuestras expectativas o tienen un precio elevado", comenta Isabel.

Lo recomendable es asignar 20% del ingreso general al pago de la renta o hipoteca. En su caso equivale a 4 mil pesos; sin embargo, por la demanda de la zona donde pretenden rentar los precios son más elevados.

El mercado del arrendamiento no pierde terreno: continuamente hay matrimonios o jóvenes que buscan independencia de la casa paterna, y la situación económica dificulta la compra de una propiedad. La opción es rentar una casa o departamento.

"Las propiedades en renta son tan variadas en condiciones como en precios, los inmuebles con más demanda están localizados en zonas céntricas. En general, el mercado de rentas mantiene un buen nivel de oferta, existen muchas propiedades que se ofrecen en arrendamiento", afirma Esperanza Soto, gerente de Grupo Probienes.

Contrario a lo que sucedió en años anteriores, actualmente, dice, existen muchas alternativas para quienes buscan rentar un inmueble habitacional.

Se dividen en zonas con mayor demanda y hay colonias que se han convertido en el centro geográfico de la ciudad de México, pues por su ubicación resultan estratégicas para trasladarse a diferentes puntos: Roma, Del Valle, Condesa, Escandón, Nápoles y San Miguel Chapultepec.

La regla del 0.8%

Para definir un precio de renta no existe una regla fija, pero "generalmente se aplica una proporción que, de alguna manera, refleja el comportamiento del mercado en cuanto a los pagos del arrendamiento habitacional".

Dicha regla consiste en aplicar el porcentaje 0.8 al precio comercial del inmueble. En otras palabras, puede estimarse el precio en que se vendería el inmueble y esa cantidad multiplicarla por 0.008. El resultado sería el precio aproximado de renta.

En el caso de uno de los departamentos que visitaron Isabel y Guillermo, cuyo precio de renta es de 5 mil pesos, ellos pueden estimar sobre el precio de venta (también lo venden) qué porcentaje es el precio de renta. "En venta piden 500 mil pesos y en renta 5 mil mensuales. Además, requieren fianzas y dos meses de depósito, lo que se nos hizo mucho".

El 0.8% de 500 mil pesos es 4 mil pesos, por lo que siguiendo la regla mencionada, el precio de renta es elevado. "Esto puede obedecer a dos cosas: el propietario prefiere venderlo que rentarlo o por la alta demanda de la colonia está sobrevaluado", explica el especialista.

Existe un rango de variación hacia arriba o abajo, equivalente a 10%, lo que representa un margen hasta de 4 mil 400 pesos mensuales por la renta del ejemplo.

"En el mercado de arrendamiento mucho tienen que ver la oferta y la demanda. Y en zonas con alta demanda la regla puede distorsionarse hasta 20%. Por arriba de este porcentaje, el arrendatario estaría pagando seguramente de más".

Lo difícil de la regla es ¿cómo saber el precio de venta de una propiedad? No se trata de hacer un avalúo oficial por el costo que ello implica y por el otro, el aspecto subjetivo del valor puede menospreciar o sobrevaluar el resultado.

La regla del 0.8 por ciento, que parece simple, se puede prestar a errores. Es una regla que hacia los extremos tiende a deformarse. Cuando se trata de una casa de alto valor el porcentaje de la regla baja, porque el rendimiento por peso invertido es menor y en una propiedad de precio bajo el porcentaje se eleva.

Este porcentaje cambia en arrendamientos comerciales, oscila entre 1 y 1.5 por ciento.

Relación ingreso-gasto

La regla internacionalmente aceptada es que el pago mensual de una renta o en su caso de una hipoteca no exceda 20% de los ingresos netos familiares o personales. En algunos casos se sugiere hasta 25%.

Por lo tanto, Isabel y Guillermo, teóricamente, no deberían pagar más de 5 mil pesos, incluyendo el pago de mantenimiento y servicios relacionados con la vivienda.

Lo importante para ellos es tomar una decisión, sobre si aumentar el presupuesto asignado o buscar en una zona más alejada y con menor demanda, para bajar el precio.

"En este sentido, las parejas jóvenes tienen la ilusión de tener un lugar lindo y cercano a los centros de trabajo, pero si tomamos en cuenta que no siempre se puede debemos partir del presupuesto y no de la zona".

En opinión de Soto, puede conseguirse un departamento con todos los atributos de espacio y condiciones de mantenimiento en zonas menos demandadas con un precio menor. Tal es el caso de colonias como San Rafael, San Pedro de Los Pinos, Portales, Tacubaya, Tasqueña y Villa Coapa.

La sugerencia es evaluar los costos de traslado, en tiempo y en gasto de transporte, para hacer más comparativas ambas alternativas.

"Las personas se asustan cuando conocen precios de renta en algunas zonas de la ciudad. Hay quienes pagan 8 mil o 12 mil pesos por un departamento de dos recámaras en la colonia del Valle o entre 20 mil y 30 mil pesos por una casa en San Jerónimo".

Sin embargo, no todo está en la buena ubicación del inmueble. Hay que tomar en cuenta el estado físico, el grado de mantenimiento, la antigüedad de la construcción, cuántos departamentos tiene el edificio, el número de estacionamientos y los gastos fijos mensuales que tiene.

En cuanto a este costo adicional, el entrevistado menciona que no existe un parámetro: hay casos en los que el gasto es superior a 10% de la renta. "En departamentos de lujo el pago de mantenimiento llega a ser de 15%, lo que eleva considerablemente el gasto mensual que debe pagarse por vivir en el mismo".

De ahí la importancia de preguntar por los gastos comunes que se tienen en un edificio. Si estás buscando un departamento en renta te recomendamos preguntar por los gastos relacionados y definir en el contrato de arrendamiento cuáles son los que al propietario le corresponden.

Pero sobretodo, buscar en el Aviso Oportuno y Ve Casas.com.mx, todos los días entran propiedades en arrendamiento y los precios para una misma ubicación, aunque las condiciones cambian, en departamentos con dos recámaras varían considerablemente.