<span></span>La Jornada
México, D.F.- Golpeando el atril con la mano, el presidente Felipe Calderón advirtió que su llamado al "¡ya basta!" es una exigencia a "todos": a los ciudadanos para que no sean cómplices de la ilegalidad, al Congreso y a los jueces para que cierren el paso a la impunidad, a los medios de comunicación a fin de que divulguen las acciones contra la criminalidad en vez de compartir la estrategia de sembrar el terror.
Acompañado por el presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso, el michoacano en una conferencia de prensa conjunta, declinó dar su opinión sobre si su estrategia contra la inseguridad ha fracasado, pero dijo que él no se sumará al "abandono, a la cobardía o a la complicidad que permitieron que México llegara a esta situación".

En su llamado incluyó también a los estados, pues dijo que la seguridad pública no es una tarea de competencia exclusiva del Gobierno Federal, "antes bien, es una tarea que compete fundamentalmente a las autoridades locales" y debe ser asumida en su conjunto con los poderes locales.

Cuatro días después de que el Mandatario federal hiciera un llamado a la sociedad a decir un "¡ya basta!", abordó el tema con mayor amplitud ante los medios de comunicación. La conferencia de prensa ofrecida en las escalinatas de la residencia Miguel Alemán de Los Pinos fue una situación excepcional, porque desde hace por lo menos cuatro meses la Presidencia de la República había suspendido estas ruedas en las visitas hechas por jefes de Estado a México.

Cuando se le preguntó si el Gobierno Federal replanteará su estrategia de lucha contra la delincuencia después del asesinato de Édgar Millán, coordinador de Seguridad Regional de la Policía Federal Preventiva, el panista respondió que ésta continuará con algunas depuraciones y pese a las muy lamentables bajas de valerosos policías federales, soldados y marinos.

Además recordó que desde el principio de su gobierno, hizo ver a los mexicanos que ésta no iba a ser una lucha larga, que implicaría recursos económicos y por desgracia la pérdida de vidas humanas, como así ha ocurrido.

Luego de asegurar que "afortunadamente" México cuenta con muchos patriotas que están dando la batalla, aclaró que su ya basta "es una exigencia a todos, sin excepción".

Es un llamado, añadió, a los líderes en el Congreso para tener una legislación que permita terminar con la impunidad con la cual los delincuentes salen de las prisiones. Y calificó de inaceptable que el asesino material de Edgar Millán había estado preso tres veces en el Distrito Federal por diversos delitos, y siempre obtuvo su liberación.

DURO

El Presidente hizo ayer un llamado a denunciar a la delincuencia

  • Continuará la estrategia contra el crimen.
  • Buscan sembrar terror los criminales.
  • No lograrán debilitar a la PFP.
  • Llama a jueces y magistrados a cerrar la puerta a la impunidad.
  • El asesino del coordinador de la PFP estuvo tres veces en la cárcel.