Foto: Archivo
Isabel Zamudio (Milenio)
El recibir y tener conocimiento de una denuncia por parte de un grupo de ciudadanos contra el Presidente no significa que la Corte Penal Internacional lo tenga bajo investigación, pues es sólo parte de un proceso cotidiano en el organismo, dijo
Xalapa.- No se puede calificar al presidente Felipe Calderón como "genocida" por el combate desplegado contra el crimen organizado que ha dejado más de 50 mil muertos, pues eso sólo corresponde determinarlo a las estructuras judiciales , señaló el ex juez de la Audiencia Nacional Española, Baltasar Garzón.

Apuntó que el recibir y tener conocimiento de una denuncia por parte de un grupo de ciudadanos contra el mandatario mexicano no significa que la Corte Penal Internacional lo tenga bajo investigación, pues es sólo parte de un proceso cotidiano en el organismo internacional, mismo que todavía no decide que asuma la indagatoria o la rechaza.

Respecto al proceso judicial contra el ex presidente Ernesto Zedillo, señalado como presunto corresponsable por la matanza de indígenas en Acteal, Chiapas, en una corte estadunidense, el ex asesor de La Haya no quiso emitir una opinión directa pues apuntó conserva una amistad con el ex mandatario; sin embargo, ratificó su postura de que la "impunidad soberana" no debe aplicarse a personas que ya dejaron el poder presidencial.

En entrevista en el contexto del Foro Seguridad con Legalidad, fue cuestionado sobre la denuncia en la Fiscalía de la Corte Penal Internacional contra el presidente Calderón y dijo que la investigación no va dirigida a ninguna persona específica, además de que la Corte tomará información de lo que está sucediendo en México y tras el análisis darán a conocer la conclusión. "Ahí termina su labor".

Por otro lado opinó que el combate al narcotráfico y terrorismo no debe utilizarse como "guerra sucia", pues esto representa un error y un costo importante para la sociedad.

Incurrir en la "guerra sucia" para combatir a los criminales no representa una solución; en todo caso hay que buscar que esa actuación no se convierta a la lucha sucia, a una guerra sucia como se conocía en la época de las dictaduras.

Lo que legitima a un Estado de Derecho como es México, es no quebrantar esos límites y si esos límites se quebrantan todos somos iguales ante la ley y se debe responder a esos excesos.

Recordó el caso de España en que se intentó combatir por medio de guerra sucia a la organización terrorista Vasca ETA, lo que generó frustración en el país.

"En España se sufrió la tentación de acudir a esas vías no legales cuando se crearon los grupos anti terroristas de liberación para combatir con las mismas armas a la organización terrorista ETA y no solamente fue un fracaso, sino que fue una clara frustración en todos los sentidos, se investigo, se sancionó y con ello se legitimó el Estado de Derecho y la lucha legal contra el terrorismo".