La iniciativa busca darle un sustento legal a la participación del Ejército, según la prensa. Está formada por cuatro proyectos que modifican la ley de seguridad nacional, la de armas de fuego y explosivos y el Código de Justicia Militar, entre otros.
Ciudad de México.- El presidente de México, Felipe Calderón, envió al Senado una iniciativa de ley que daría marco legal a la lucha antidrogas del Ejército y contempla una especie de "estado de excepción" ante amenazas interiores graves, informa hoy la prensa mexicana.

En diciembre de 2006, Calderón envió unos 45.000 militares a distintas partes del país para combatir el narcotráfico, pero en muchas poblaciones el Ejército asumió también el control de la policía debido a la colusión de los agentes con los cárteles de la droga.

Según el diario "Reforma", la iniciativa propone crear la figura de "declaración de existencia de una afectación a la seguridad interior" cuando haya una amenaza interior grave, sin que sea "indispensable la suspensión de garantías individuales".

Esa figura se utilizaría, previa aprobación del Consejo de Seguridad Nacional, en situaciones como sublevación interior, agresiones directas contra autoridades de seguridad, perturbaciones graves del orden o la paz pública o cuando se ponga en peligro grave a la sociedad.

"Ante el peligro de que se agudicen será necesario disponer de la fuerza con la que cuenta el Estado mexicano, sujetándose a las disposiciones constitucionales y legales aplicables", dice el texto. El documento prevé, sin embargo, que las declaratorias sean informadas a organismos públicos de derechos humanos para que puedan supervisar que no se cometan violaciones a las garantías fundamentales.

Entre otras medidas, la iniciativa también fortalece las facultades de los órganos de inteligencia y fija sanciones de entre 30 y 60 años de cárcel para desertores del Ejército que se incorporen al crimen organizado como ocurrió con los fundadores de Los Zetas, brazo armado del Cártel del Golfo, en los años noventa.