El Universal
Un solo disco y todo cambio para Mario, Samo y Pablo, integrantes de Camila, quienes este viernes se presentaron por primera ocasión en el Auditorio Nacional con una madrina de lujo, la cantante Alejandra Guzmán, quien reapareció luego de que hace tres semanas informara que fue operada por cáncer de mama.
México, D.F.- La juvenil banda, que logró conquistar rápidamente a miles de seguidores, abarrotó el foro de Reforma con un público muy diverso, lo mismo había adolescentes que personas mayores y niños.

Un video que muestra cómo se formó la banda y su rápido ascenso dio la bienvenida al grupo, que comenzó su actuación con uno de sus éxitos "Abrázame" lo que arrancó los gritos de emoción de sus fans.

En medio de su actuación Mario se dio tiempo para agradecer el apoyo del público y asegurar que México es un paraíso del que está muy orgulloso, inmediatamente después sacó una bandera nacional con la que el público se mostró eufórico.

"U got my love", "Me basto", "Todo cambió", "Me da igual", "Yo quiero", "Va para ti", "Sin tu amor" y "Nanga ti feo", fueron algunos de los temas con lo que la banda premió la fidelidad de sus seguidores, quienes corearon cada canción de principio a fin.

Otro detalle que el público celebró al máximo fue cuando Mario dejó un momento el escenario para regresar con una playera en la que escribió la leyenda: "Yo nunca pedí tanto. Gracias".

La reacción de los miles de asistentes al Auditorio fue realmente estruendosa y agradecieron el detalle con aplausos y gritos realmente ensordecedores.

La gran sorpresa de la noche llegó casi al final cuando la banda comenzó a cantar una versión muy a su estilo de "Volverte a amar", un tema que Mario le escribió a Alejandra Guzmán.

A media canción apareció en el escenario la rockera, quien cantó con ellos este romántico tema, con su sello personal, el que siempre la ha caracterizado y que elevó al máximo las emociones del público, entre el que se encontraban Yuridia y Jaime Camil.

Tras su participación Ale le deseo lo mejor a la banda y les auguró mucho más éxito del que ya han conquistado pues aseguró que son unos grandes músicos y muy talentosos.

Para cerrar su actuación el grupo interpretó "Atado", luego salió del escenario, pero ante la insistencia del público regresó para cantar su más sonado éxito "Coleccionista" con el que pretendía despedirse, pero la euforia de su público era tal que tuvieron que regresar una vez más para cantar "Todo cambió" con el que finalmente se despidieron de sus seguidores.

En tanto, el grupo calificó como una graduación su primer concierto en el Auditorio Nacional por lo que cuidaron hasta el más mínimo detalle para su presentación, desde las luces y el sonido, hasta el momento exacto en debería de abrirse el telón.

Desde muy temprano los músicos llegaron al recinto de Reforma para hacer el sound check y arreglar los últimos detalles para la gran noche.

Una y otra vez probaron el los instrumentos musicales para verificar que estuviera todo en orden y evitar contratiempos a la hora del concierto, lo mismo pasó con los micrófonos y las luces.

Mario, Samo y Pablo no dejaron de hacer propuestas para mejorar el espectáculo, tanto musical como visualmente, pero siempre de buen humor y dispuestos a escuchar a la gente de producción que también aportó sus ideas.

Conscientes de que su éxito es gracias a los cientos de fans que los apoyan, la banda decidió invitar a algunos de sus seguidores para que compartieran con ellos esta inolvidable fecha.

Como un extra los chavos también pudieron disfrutar del ensayo de Alejandra Guzmán, quien es muy amiga de los músicos y aceptó encantada la invitación para compartir con ellos el escenario.

La buena vibra y la camaradería predominó no sólo entre los integrantes de la banda y la rockera, sino entre todo el equipo, quienes saludaron muy familiarmente a la cantante "La plaga".
Al finalizar el ensayo Mario, Samo y Pablo subieron corriendo a sus camerinos para comer algo y luego convivir unos minutos con sus fans.