Miami, EU.- Ocho aspirantes a la candidatura presidencial demócrata en las elecciones estadounidenses de 2008 participan el domingo de noche en el primer debate televisivo en español, en busca de ganar votos entre la minoría con raíces hispanas, cada vez más importante en Estados Unidos.
Sin embargo, como solo dos de los pre-candidatos hablan español, la mayoría responderá en inglés a las preguntas planteadas en español y sus respuestas serán traducidos en forma simultánea.

El debate empieza a las 23H00 GMT y será transmitido en directo desde Miami (Florida, sureste) por la cadena en español Univision.

Alegando lograr equidad entre los candidatos, Univision exige a los dos candidatos que hablan castellano --el gobernador de Nuevo México Bill Richardson y el senador de Connecticut Chris Dodd-- responder en inglés. Ambos criticaron la medida como frustrante y perjudicial.

"Los candidatos hablarán para el grupo de mayor crecimiento de la sociedad estadounidense", dijo la presidenta de Univision, María Elena Salinas, que conducirá el debate junto a su colega Jorge Ramos.

Unos 16 millones de electores con orígenes hispanos podrán votar en las elecciones estadounidenses de 2008.

Las elecciones presidenciales estadounidenses de 2008 se jugarán en cinco estados con fuerte presencia hispana: Florida, Nuevo México, Colorado, Arizona y Nevada, según un informe publicado a principios de setiembre por NDN, una organización cercana al Partido Demócrata.