El Universal
SAN LUIS.- Pachuca se espinó cuando apenas se ponían el uniforme en el vestuario. Sí, los Tuzos dejaron en la Bella Airosa su tradicional playera albiceleste a rayas, la naranja y negro de la suerte, y por supuesto, el futbol.
Y es que, viajaron a San Luis, sí, para ganar 2-1, pero concediendo el pase a los potosinos, a los que les bastó el 1-0 en la ida para acumular un 2-2 global que por mejor posición, los pone en la ronda de los cuartos de final, donde se medirán a Toluca.

Pese a la derrota, San Luis pareció incluso cómodo. Al menos hasta el minuto 61, porque antes, Gladiadores se paseó a placer por la cancha. Se fue arriba en el marcador, apenas al 17', gracias a un remate de Víctor Píriz, que a la postre resultó demasiado empalagoso para los de casa, pues se dedicaron a consentir a un rival que tomó impulso para ponerse respondón sobre el final.

El cerebro potosino, Braulio Luna, funcionó 45 minutos. Con llegadas insistentes sobre la débil resistencia de un desconcertado Marvin Cabrera.

Por oportunidades, los dirigidos por Arias no se pueden quejar, la tuvo Tressor , Marcelo Guerrero, pero no hubo más puntería para hacer mayor la diferencia.

Enfrente, los Tuzos, envueltos en una bizarra versión del uniforme de su centenario, apenas atinaban a defenderse. Sin capacidad de respuesta, sin su lateral Fausto Pinto, sin esa grandeza que los llevó a coleccionar títulos en 2007.

Tuvo que ser el complemento el que revolucionara las cosas. Porque si bien el inicio fue en intermitentes. San Luis empezó a pecar de soberbia sobre la cancha.

Tanto lo hizo, hasta que logró despertar en los Tuzos ese instinto de supervivencia que todo equipo que aspire a ganar debe llevar.

Fue una realidad como alcanzó a patalear el tuzo que logró anotar dos goles, que no le sirvieron de mucho, ya que el repechaje lo habían perdido desde el pasado miércoles en "La Bella Airosa".