"Para mí es un gran honor haber conseguido alcanzar y superar a Maldini", comentaba el futbolista al término del encuentro de ayer, en unas declaraciones que hoy recoge la prensa deportiva italiana, que destaca el hito de Cannavaro como el hecho más destacado del partido contra Suiza.
Roma, Italia.- Con un Balón de Oro y un Mundial de Fútbol a sus espaldas, el defensa italiano Fabio Cannavaro cuenta ya en su haber con un logro más, el de haber conseguido arrebatar al legendario Paolo Maldini el honor de ser el jugador que más partidos ha disputado con la selección absoluta de Italia: 127 en total.

Este récord de encuentros con la "azzurra" fue el que Cannavaro (Nápoles, 1973) batió ayer en la ciudad suiza de Basilea durante el amistoso que enfrentó a su selección con la helvética y en el que el ex madridista consiguió superar el registro de Maldini de 126, cifra que igualó durante la pasada Copa Confederaciones de Suráfrica.

De hecho, el futbolista italiano contaba con convertirse en el jugador con más partidos en la absoluta italiana ya en el país africano, pero el juego irregular de su selección hizo que el logro fuera postergado y tuviera que ser alcanzado en un amistoso que terminó con empate a cero y que no borra los interrogantes sobre el juego de Italia.

"Para mí es un gran honor haber conseguido alcanzar y superar a Maldini", comentaba el futbolista al término del encuentro de ayer, en unas declaraciones que hoy recoge la prensa deportiva italiana, que destaca el hito de Cannavaro como el hecho más destacado del partido contra Suiza.

"Ahora ya empiezan a ser de verdad muchos partidos, y la azul es una camiseta que pesa. No olvidemos que estos 127 partidos están coronados por un Mundial", añadió el futbolista, dejando entrever que quizá ha llegado su hora de ceder su puesto en la selección a la nueva generación de jugadores.

Hijo de futbolista, Pasquale, que sacrificó su carrera por el amor a una mujer, Gelsomina, Fabio lleva en las venas el gen del fútbol, el mismo que le ha hecho pelear por salir de su Nápoles natal para jugar en y contra los más importantes equipos del planeta y para convertirse en una pieza clave en el Mundial ganado por Italia en 2006.

Cannavaro, quien jugó en el Inter entre 2002 y 2004, se formó en el Nápoles, equipo con el que debutó en la Primera División italiana el 7 de marzo de 1993, precisamente contra el club que lo encumbraría y al que ha vuelto ahora tras su paso de tres temporadas por el Real Madrid, el Juventus de Turín (2004-2006 y 2009-).

En 1995 pasó al Parma, club en el que jugó hasta 2002, tiempo que vio el debut del napolitano con esa selección absoluta que tantas alegrías le ha dado, entre ellas la posibilidad de darse a conocer internacionalmente y de lograr el Balón de Oro en 2006, un premio raras veces concedido a un defensa.

Ese mismo 2006 fue el año en el que Cannavaro salió de su país para jugar en España, en el Real Madrid, club con el que ha conseguido dos Ligas y una Supercopa española, al que llegó subido en la ola del éxito de la selección italiana y del que se ha marchado en un periodo de transición y mal juego para Italia.

Sea como fuere y a pesar de que quizá se plantee la salida de la selección absoluta cuando ésta no atraviesa su mejor momento, Cannavaro sabe que su paso por la "nazionale azzurra" ha sido fructífero, con un Mundial absoluto y dos Europeos sub 21 en su haber.

A punto de cumplir los 36 años, algo que ocurrirá el próximo 13 de septiembre, ese niño que jugaba al balón por las calles de Nápoles ha llegado a convertirse en uno de los mayores referentes de la selección absoluta de fútbol de su país, con la que debutó el 22 de enero de 1997 en la capital siciliana, Palermo.

"¿Cannavaro? Creo que Europa y el mundo deben quitarse el sombrero ante este profesional", decía instantes antes del amistoso de ayer ante Suiza el seleccionador italiano, Marcello Lippi.

"Cannavaro -añadía- es el emblema del fútbol italiano, un punto de referencia para todos y para los napolitanos".

Pero su amor por el fútbol no es lo único que el jugador ha heredado de su padre, también la dedicación a su propia familia, una pieza clave en su vida que Cannavaro ha creado junto a su mujer, Daniela, y de la que forman parte también sus tras hijos: Christian, Martina y Andrea.

Mucho tiempo tardará el fútbol italiano en ver cómo un jugador supera el récord de partidos con la selección absoluta que ya tiene Cannavaro, pues con Maldini y Dino Zoff (112 partidos) retirados, sólo el portero Gianluigi Buffon (95) puede intentar a sus 31 años alcanzar la cifra de 127 presencias del ex madridista.