El Universal
Guadalajara y América contarán con jugadores hechos en casa, sin embargo, son las Chivas las que cuentan con el mayor número de jóvenes de cantera, lo cual haría diferencia
Cerebro y corazón. Talento y garra. Experiencia y juventud. Figuras y canteranos, esos que tienen tatuados los colores que defienden. La fórmula para ganar el Clásico de Clásicos es compleja, con muchos ingredientes, pero el amor por el escudo puede marcar la diferencia, sobre todo cuando las ideas desaparecen.

Guadalajara y América lo saben. Muchas de sus más importantes gestas se fraguaron con base en la solidez de la cantera, en el poderío de aquellos que conocen la rivalidad desde niños.

Como aquel Campeonísimo, cuyos integrantes le dieron abolengo a la playera rojiblanca... O las Aguilas de los 80, donde brillaban extranjeros, pero había canteranos indispensables.

Hoy, el Rebaño Sagrado cuenta con más "joyas" producidas con sus medios. Su trabajo en fuerzas básicas ha sido mejor que en el América durante los más recientes años.

Por lo que si el Clásico de mañana sólo se jugara con elementos surgidos de las inferiores, los tapatíos tendrían ventaja.

"Acabo de pasar el proceso de Primera División, donde fui entrenador durante año y medio, y me di cuenta de cómo llegan de preparados los jugadores al primer equipo", presume Efraín Flores, director general de fuerzas básicas de Grupo Omnilife, al que pertenecen las Chivas.

"La cantidad de jugadores que han debutado, se han consolidado, y ser el equipo que más jugadores aporta a Selecciones Nacionales Menores y Mayores, refleja que somos la cantera que mejor está trabajando en México".

Pese al torbellino que se desató en el Guadalajara recientemente, la fuerza de su cantera permanece intacta.

En la alineación que Francisco Ramírez prepara para enfrentar a las Aguilas hay seis canteranos; en la del América, cuatro.

La diferencia no parece mucha, pero se acentúa en la experiencia, ya que los rojiblancos podrían armar una alineación de canteranos y todos tendrían experiencia, lo que no pueden presumir los azulcrema.

"No hemos tenido mucha proyección, porque la Primera División últimamente no ha estado estable, ha estado en crisis, con muchos problemas, así es que no ha habido la paciencia suficiente para ponerlos, pero sí tenemos muy buenas fuerzas básicas, muy buenos muchachos", asegura Alfredo Tena, encargado de las inferiores americanistas.

Porque ese amor por los colores puede ser el revulsivo en un juego tan pasional.