La Jornada
Conforme a las cifras de la Comisión de Capacitación y Organización Electoral, 4.1 millones de ciudadanos han sido personalmente contactados por los capacitadores y supervisores.
México, D.F..- Con la expectativa de reducir el porcentaje de funcionarios de casilla que en 2006 tuvieron que ser tomados de la fila de ciudadanos que esperaban para votar -2 por ciento-, la capacitación en el Instituto Federal Electoral (IFE) registra ya un millón 920 mil personas que han recibido la primera fase de preparación para su desempeño en las urnas, según el último reporte del instituto.

De acuerdo con estas cifras, hasta la fecha se ha notificado a 5.7 millones de personas, lo que supone 75 por ciento del universo de 7.8 millones que se había planteado el IFE, cuando faltan dos semanas para finalizar esta etapa. Sin embargo, conforme a las cifras de la Comisión de Capacitación y Organización Electoral, 4.1 millones de ciudadanos han sido personalmente contactados por los capacitadores y supervisores.

El presidente de la comisión, Marco Antonio Baños, sostiene que las cifras arrojan que a estas alturas del proceso electoral el IFE ha iniciado formalmente la capacitación de una cifra equivalente al triple de personas que se requerirán para atender las 140 mil 134 casillas que se instalarán el 5 de julio, lo que supone que el avance en esta fase de la organización electoral va conforme a las cifras alcanzadas en las elecciones de 2003 y 2006.

"El 2006 es el que tiene, en la historia del IFE, todos los récords operativos en la materia, entre ellos haber reducido a sólo 2 por ciento los funcionarios de casilla que tuvieron que ser incorporados de las filas de votantes", como dispone la legislación cuando no se completa la totalidad requerida.

-¿Se habló entonces de que esa acción estaba asociada a operaciones sospechosas del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación?

-No hay reportes serios al respecto. Eso me parece que pertenece más bien al mundo de la especulación.

La sustitución de funcionarios de casilla se da en mayor medida en las zonas urbanas, de acuerdo con los datos con los que cuenta el IFE. Baños agrega que los diagnósticos con que cuenta el instituto reflejan que alrededor de 30 por ciento de las secciones electorales se encuentran en zonas rurales, muchas de ellas donde hay prevalencia de grupos indígenas.

Sin embargo, a pesar de que esta condición está asociada necesariamente al nivel educativo de los funcionarios de casilla, el llenado de las actas en 2006 presentó un mejor comportamiento en las zonas rurales.

De acuerdo con el IFE, no hay una asociación directa entre los niveles educativos de los funcionarios de casilla y las inconsistencias en el cómputo de votos.

Aunado a ello, los reportes de 2006 dan cuenta de que la sustitución de funcionarios de casilla el mismo día de la jornada se realizó en menor proporción en las zonas rurales que en las urbanas.