Notimex
Antes que pensar en producir biocombustibles derivados de la caña de azúcar, en México deben explotarse otras fuentes de energía renovable porque el país carece de la tecnología que permita el funcionamiento de máquinas o motores con etanol.
México.- Así lo consideró el especialista en Comercio y Negocios Internacionales de la Escuela Bancaria y Comercial (EBC), Carlos Pérez Munguía, quien dijo que "Petróleos Mexicanos debe reforzar la alianza con Petrobras de Brasil y explotar los yacimientos de crudo en aguas profundas".

Sin embargo, aclaró que esta acción únicamente permitiría reponer las reservas del hidrocarburo, porque el México seguiría dependiendo de la importación de petrolíferos debido a la falta de plantas de refinación.

En entrevista con Notimex, el catedrático sostuvo que producir etanol en México como sustituto de la gasolina es ineficiente porque carecemos de la tecnología para acondicionar las máquinas y motores para que funcionen con el biocombustible.

Además, precisó, el mercado de ese producto es muy pequeño y para 2015 o 2020 sólo representará 2.0 por ciento del consumo mundial, por lo que debemos reforzar la extracción de combustibles fósiles y explorar fuentes alternas.

Se pueden explotar fuentes como la nuclear, donde México tiene conocimientos y técnicos especializados; la eólica, la solar, la que generada por el carbón o reforzar la hidroeléctrica, planteó.

Pérez Munguía indicó que elaborar biocombustibles a partir de la caña de azúcar requerirá grandes extensiones para el cultivo, porque a pesar de que México es el quinto productor mundial, las cinco millones de toneladas anuales que registra -dijo- son insuficientes para sustituir al petróleo.

"Se está haciendo mucho ruido con el etanol" pero no se toma en cuenta que son cultivos de temporada y se ignora la magnitud de la cosecha que se requiere, advirtió.

El especialista consideró que el caso de Brasil como productor de biocombustibles es diferente porque su gobierno destinó los recursos económicos necesarios para ello, además de que la producción de la materia prima ha ido en aumento porque allá se tiene el espacio y existe colaboración de campesinos y la iniciativa privada.

Por ello, acotó, México debe apostarle a la explotación del crudo en aguas profundas y esto debe ser en el corto plazo.

No obstante, deben aceptarse las inversiones privadas en exploración y producción de los yacimientos, así como permitir que sea capital privado el que construya nuevas refinerías.

Carlos Pérez lamentó que Pemex no tenga el dinero suficiente "ni siquiera para dar mantenimiento a sus instalaciones" y que "un falso nacionalismo sea el lastre para aceptar recursos privados".

Los gobiernos federales no invirtieron los recursos de Petróleos Mexicanos (Pemex) en nuevas refinerías, en crear tecnología de punta nacional y preparar recursos humanos especializados, porque destinaron los fondos de Pemex al pago de deuda externa o para reducir los efectos de crisis económicas sexenales, reconoció.

Expuso que ahora que las reservas petroleras están en descenso se necesita dinero para investigación y exploración, pero no se tienen esos recursos, apuntó.

Por ello, reiteró que México debe aceptar la alianza con Brasil para explotar los campos de aguas profundas antes de lanzarse a la aventura de los biocombustibles.