Notimex
México.- El proyecto de Presupuesto de Egresos de la Federación 2008 carece de un efectivo sistema de evaluación del impacto del gasto público que ascenderá a poco más de 2.4 billones de pesos, consideró la fracción del PVEM en la Cámara de Diputados.
El secretario de la Mesa Directiva de la Cámara baja, Xavier López Adame, lamentó que el Sistema de Evaluación del Desempeño no permita transparentar ni hacer eficientes la aplicación de los programas, recursos y gasto y por el contrario sea sólo una "autoevaluación simulada".

Agregó que este programa es una sólo una "autoevaluación" donde el Congreso de la Unión no tiene ninguna participación importante, ya que no fueron diseñados para medir el cumplimiento de los objetivos, ni para conocer el impacto o los resultados de determinada partida de gasto público.

El legislador del Partido Verde Ecologista de México (PVEM) dijo en entrevista en el Palacio Legislativo de San Lázaro que los 2.4 billones de pesos no serán suficientes para atender las necesidades sociales y responsabilidades que enfrenta el Estado mexicano.

Abundó que se requiere que el gasto sea cada vez más eficiente y eficaz, a fin de que los recursos públicos escasos contribuyan a mejorar de manera efectiva las condiciones de vida de los mexicanos.

El diputado federal recordó que con ese objetivo la Ley de Presupuesto y Responsabilidad Hacendaria dispuso la obligación del gobierno federal de instrumentar un Sistema de Evaluación del Desempeño que deberá comenzar a funcionar en 2008.

Sin embargo, dichos indicadores, diseñados por la Secretaría de Hacienda, solamente miden procesos administrativos, con fórmulas que no guardan relación alguna con los objetivos para los cuales fueron creados estos programas.

Esto es, explicó, en ningún momento se mide de qué manera se mejoró la calidad de vida o la situación patrimonial de la población o se facilitaron los flujos migratorios.

"En el Partido Verde Ecologista reconocemos que los legisladores debemos ser corresponsables con el Ejecutivo federal de los resultados del gasto de gobierno, toda vez que la Cámara de Diputados aprueba el PEF".

Sin embargo, ello no será posible hasta en tanto no se pueda medir y evaluar de manera objetiva, si las partidas de gasto público están sirviendo para atender los objetivos que aparentemente se proponen.


López Adame propuso que los indicadores sean revisados, analizados y sustituidos, con el interés de que sirvan realmente para la evaluación de la calidad del gasto público y para que el Sistema de Evaluación del Desempeño "no sea una simple simulación".

Puso como ejemplo el programa de Agua Limpia de la Comisión Nacional del Agua, con un presupuesto solicitado de 41 millones 900 mil pesos. El cual plantea el "acceso a servicios de agua de calidad para mejorar la salud y calidad de vida de la población".

Argumentó que el indicador es el "caudal de agua desinfectada, entre caudal de agua suministrada en la red pública", lo cual no mide ningún efecto, impacto o beneficio para la población, concluyó.