Notimex
El director general de Prendamex, Roberto Alor Terán, precisó que en los dos primeros meses de 2009 la demanda de préstamos en casas de empeño llegó a 7%; mientras la cartera vencida pasó de 5 a 15%.
Ciudad de México.- La demanda de préstamos en casas de empeño se incrementó mientras la cartera vencida se triplicó, debido al desempleo, la crisis económica, el sobreendeudamiento con tarjetas de crédito y las restricciones en bancos, sobre todo entre sectores de menos ingresos.

El director general de Prendamex, Roberto Alor Terán, precisó que en los dos primeros meses de 2009 la demanda de préstamos en casas de empeño llegó a 7%; mientras la cartera vencida pasó de 5 a 15%.

Entrevistado durante el anuncio de la 32 Feria Internacional de Franquicias, señaló que 12 millones de familias carecen de acceso a préstamos bancarios, por lo que recurren a instituciones como el Monte de Piedad y las casas de empeño privadas.

"En términos de cartera, el Monte de Piedad y los otros monte píos tienen prestados como ocho mil 500 millones de pesos, de manera que Prendamex, con una cartera en toda su red de franquicias de mil 500 millones de préstamos colocados, representamos como 12%".

Alor Terán aseguró que en la franquicia, con 650 puntos de venta en todo el país, "la más grande, porque Monte Pío tiene unas 155", 85% de los usuarios recuperan sus prendas.

"La intención es darles todas las facilidades, porque el negocio es financiero, no es quedarse con la prenda", y en general la gente cumple con el pago para recuperar sus bienes. "Queremos que los conserven porque a lo mejor es la última que tienen. Queremos que continúen como clientes".

A diferencia de un banco, explicó, Prendamex no capta ahorros, sólo presta; por lo mismo su tasa es más alta que las bancarias, ya que éstos se fondean con ahorros de los clientes y el financiamiento de las casas de empeño proviene de otros bancos.

"Tomamos el dinero caro y por eso la tasa es más alta, es del orden de 5 por ciento al mes de interés y 5% de almacenamiento".

Conforme al comportamiento, la demanda de préstamos repunta en la cuesta de enero, con el regreso a clases y en Semana Santa "aún con la crisis".

En 2008, cuando iniciaron los problemas económicos, el fenómeno se repitió, y en éste la cuesta se prolongó a febrero.

Advirtió que en los últimos días la demanda se ha incrementado, porque la banca restringe el préstamo de tarjeta, "el otro recurso que podrían tener nuestros clientes", entonces el empeño es la opción para aquellos que tienen plásticos y han caído en cartera vencida.

Alor Terán afirmó que Prendamex ha mantenido sus tasas sin cambio, pese al aumento del riesgo para el inversionista, "pero es riesgo calculado y pensamos que esto sigue siendo un negocio con una rentabilidad razonable, no de locura como se podría pensar por el nivel de tasas que manejamos".

Se trata de un negocio que tiene costos muy altos, por lo que las tasas reflejan la integración de esos costos y no tanto el margen de utilidad para el inversionista, aseguró.