Notimex
Piedras Negras, Coah.- La industria ladrillera local advierte un panorama incierto en lo que resta del presente año para poder reactivar la economía del sector ante la falta de incentivos fiscales y programas para poder comercializar el producto en Estados Unidos.
El productor Federico Ramos Ojeda asegura que la economía de este sector cada día está más deprimida y tiende a desparecer porque no hay estímulos ni apoyos suficientes para poder integrarse con tecnología de punta, lo que les permitiría competir en precios.

"Esta industria en los años 60 y 70 fue de auge; hoy es una de las más olvidadas y sufridas del norte de Coahuila donde no hay créditos, materia prima suficiente y la comercialización fue aniquilada por
la tecnología aplicada", refiere.

En las ocho ladrilleras artesanales que aún operan en Piedras Negras, se emplean miembros de familias que durante años se han dedicado a la fabricación de ladrillo de barro, el que es procesado a través de hornos a base de leña o desperdicio de madera.

"Aquí se paga a destajo; es decir, entre más moldes trabajes más ganas, incluso, hay personas que a la semana vienen sacando hasta 2 mil pesos; pero es dependiendo de las ganas que le eches", asegura el propietario de la ladrillera, una de las más antiguas en Piedras Negras.

Recordó que poco a poco las pequeñas empresas familiares se han ido extinguiendo por falta de competitividad, falta de créditos, apoyos, estímulos, y para terminarlos con problemas de contaminación ambiental.