Madrid.- El español Iker Casillas, portero del Real Madrid, rebajó hoy la euforia instalada en el entorno blanco al afirmar que "la cosa está muy difícil", en relación a las posibilidades que tiene su equipo de remontar y revalidar el título de la Liga española de fútbol.
Bastó un ligerísimo atisbo de flaqueza del Barcelona, el líder de la Liga española, para que los hinchas más optimistas del Real Madrid hiciera suyo el "Yes, we can" (sí, podemos) de Barack Obama, el presidente de Estados Unidos.

El equipo blanco se puso a 10 puntos del Barcelona, reduciendo distancias por primera vez en dos meses. Parece un consuelo menor, pero es a lo que se agarra la afición de un Real Madrid que vivió una tormenta institucional esta temporada.

Vicente Boluda, el presidente interino del club blanco, fue el primero en encender la llama del optimismo al asegurar: "Sueño con ver a este equipo ganando la Liga". Y, a partir de ahí, se disparó un creciente sentimiento de euforia.

Pero hoy apareció Casillas para introducir un mensaje mucho más mesurado de lo escuchado últimamente. "En ningún caso nosotros (los jugadores) hemos dicho que la remontada es posible. Lo que debemos hacer es seguir ganando partidos y esperar a que el Barcelona pierda. Hay que seguir paso a paso", afirmó.

Y añadió una frase todavía más contundente: "El equipo está muy bien, pero hay otro equipo, el Barcelona, que está fenomenal". El Real Madrid ganó el domingo por un contundente 4-0 en su visita al Sporting de Gijón y ofreció su mejor partido en meses, después de que el equipo recibiera muchas críticas por el mal juego exhibido.

Fue la mejor respuesta posible tras el empate a dos tantos del Barcelona en el campo del Betis.

Casillas prosiguió con su discurso mesurado. "La cosa sigue estando muy difícil y complicada. El Barcelona tiene 10 puntos más y es una ventaja considerable, pero debemos estar preparados para aprovechar cualquier oportunidad", manifestó el arquero.

Juande Ramos, el nuevo entrenador del Real Madrid, acumula una racha envidiable de ocho victorias consecutivas y el equipo recuperó su peso. Ahora encara el segundo tramo de la temporada, el decisivo, con mejor color.

Tanto es así que en las últimas semanas se han equilibrado las apuestas para la eliminatoria de octavos de final de la Liga de Campeones ante el Liverpool, que comienza la próxima semana. Hoy por hoy, es la gran apuesta del Real Madrid para conseguir un título esta temporada, dada la marcha del Barcelona en la Liga.

"El equipo se está entrenando muy bien y eso ha tenido repercusión en los resultados. El equipo ha recuperado la solidez. Mientras no encajemos goles, tendremos nuestras oportunidades. Es normal que estemos en un momento de euforia", agregó Casillas.

El Real Madrid jugará el sábado ante el Betis y el Barcelona lo hará ante el Espanyol. Al menos, ahora el hincha del Real Madrid tiene algo con qué soñar.