Alfredo Bryce Echenique. Foto: Especial
Jesús Alejo Santiago (Milenio)
La entrega del galardón es el próximo 24 de noviembre. Un grupo de académicos mexicanos publicó una carta abierta en la que solicita que se le retire el Premio FIL al escritor peruano.
México.- Cuando se anunció el nombre de Alfredo Bryce Echenique como ganador del Premio FIL Literatura en Lenguas Romances 2012, más de una ceja se levantó por la sorpresa del reconocimiento a un escritor inmerso en acusaciones de plagio a varios artículos periodísticos.

Las respuestas del escritor peruano en un primer momento parecieron apaciguar la polémica, al asegurar que las denuncias estarían resueltas a su favor "en un plazo máximo de dos años. Ese es un juicio absolutamente irregular que voy ganando uno tras otro a todos mis adversarios. Nunca sucedió nada (...) Voy ganando, se me ha devuelto el dinero de la multa que se me cobró".

La historia ha sido distinta: conforme se acerca la fecha de entrega del galardón, el próximo 24 de noviembre, voces de distintas trincheras se han manifestado contra el premio, incluso un grupo de académicos mexicanos publicó una carta abierta en la que solicitan a los organizadores se retire el reconocimiento a Bryce Echenique.

Ahora son columnas periodísticas y, sobre todo, las redes sociales, los espacios de discusión y debate en torno al hecho, en especial luego de que en su blog dentro de la revista nexos, el catedrático del CIDE, José Antonio Aguilar Rivera, ofreciera una "Probadita de los plagios de Alfredo Bryce Echenique".

Quizá no en forma tan furibunda como cuando se dio una polémica similar con Sealtiel Alatriste, en la que las redes sociales juzgaron de manera contundente al escritor mexicano, prácticamente sin una línea de apoyo, en los últimos días Twitter y Facebook se han convertido en escenario de las disputas, donde lo mismo se pide a Bryce que renuncie al premio, que se asevera que "su obra literaria habla por él".

Ello obligó a los organizadores del galardón a emitir un comunicado en la que se defiende la decisión, porque se "valoró la obra literaria del escritor peruano Alfredo Bryce Echenique y su aporte a las letras hispanoamericanas y, tal como establecen las bases del premio.

"Las acusaciones de plagio contra Bryce competen al ámbito penal y corresponde a los tribunales -no a un jurado literario- decidir sobre este asunto."

Frente a la polémica, Jorge Volpi, quien formó parte del jurado al lado de Leila Guerriero, Calin Mihailescu, Mark Millington, Julio Ortega y Mayra Santos-Febres, también publicó un texto en su blog en el que de forma personal asegura que "contra lo que propugna nuestra `inquisición', se consideró que no es función de un jurado literario erigirse en jurado criminal.

"De entre los miles de libros publicados en América Latina desde los años setenta, apenas unos cuantos han conseguido superar el paso de los años y sólo un puñado pueden considerarse clásicos. Al menos dos novelas de Bryce pertenecen a esta categoría: Un mundo para Julius (1970) y La vida exagerada de Martín Romaña (1981)", escribió Jorge Volpi.

Dentro de los asuntos polémicos en Twitter destaca el recordatorio de que una de las actividades más importantes de un Premio Fil dentro de la programación de la Feria Internacional del Libro de Guadalajara es un encuentro con mil jóvenes, donde sin duda sufrirá la figura de Alfredo Bryce Echenique, quien ha afirmado en distintas ocasiones que no piensa renunciar al galardón.

Por cierto, de acuerdo con versiones periodísticas peruanas, el Instituto Nacional de Defensa de la Competencia y de la Protección de la Propiedad Intelectual (Indecopi) de Perú ya aclaró que no se le ha devuelto el dinero de la multa al escritor, quien "inició un proceso contencioso administrativo en el Poder Judicial para que revise la decisión del Indecopi; además interpuso una acción de amparo. Ambos procesos permanecen en manos del Poder Judicial", según un comunicado del organismo.