En unos días presentarán el caso a la CIDH, ante la inacción y desidia de las autoridades mexicanas. (Foto: El Universal)
El Universal
Familiares y la Sociedad Americana de Prensa (SIP)anunciaron que en unos días presentarán el caso ante la CIDH, dada la inacción y desidia de las autoridades mexicanas
Seis años de impunidad por el asesinato del periodista Francisco Ortiz Franco decidieron a familiares y la Sociedad Americana de Prensa (SIP) a levantar la voz y exigir que se esclarezca el homicidio.

Anunciaron que en unos días presentarán el caso a la Comisión Interamericana de los Derechos Humanos (CIDH), ante la inacción y desidia de las autoridades mexicanas.

Tras recibir un reconocimiento de manos del periodista José Santiago Healy, del Diario San Diego, su viuda, Gabriela Ramírez, destacó su adhesión a las voces que reclaman justicia y exigen a las autoridades competentes el estricto cumplimiento de las leyes.

"El crujir de las palabras", elaborado por María Idalia Gómez, de la Unidad de Respuesta Rápida de la SIP, junto con su colega Darío Fritz, hace un recuento de la historia de impunidad que ha envuelto al periodismo en los últimos 23 años, con el asesinato y desaparición de más de 90 periodistas.

En "El crujir de las palabras", Adela Navarro Bello, actual codirectora de Zeta, confirma que uno de los últimos trabajos periodísticos de Ortiz Franco le costó la vida.

Previo a la presentación del documental y dentro del mismo, la periodista ratifica que ninguno de los sospechosos de la autoría intelectual del crimen se encuentran presos o han sido castigados por ello.

Uno de ellos es el narcotraficante Manuel Arturo Villarreal Heredia "el Nalgón", detenido junto con Francisco Javier Arellano Félix, señalado por un testigo protegido como autor intelectual, y cuyos nexos con los asesinos quedó demostrado en las investigaciones.

Otro sospechoso es el empresario priísta Jorge Hank Rhon, ex-alcalde de Tijuana y concesionario del grupo "Caliente" de apuestas. Señalado además como autor intelectual del asesinato de Héctor Félix Miranda, caso que igualmente se menciona en "El crujir de las palabras".

Gabriela Ramírez, la viuda del periodista, agradeció el reconocimiento póstumo a su esposo, además de reiterar la exigencia de que se haga justicia, mencionó que "vaya si sabemos de primera mano el riesgo que corren los periodistas en el ejercicio de su profesión".

Compartió su dolor al haber perdido a su esposo y padre de sus hijos y la indignación por la espera de que se haga justicia, "esa que sólo sirve para adornar los discursos de los políticos".

La esposa de Ortiz Franco reiteró su adhesión a quienes tratan de hacerse oír por quienes tienen la obligación de cumplir y hacer cumplir las leyes.

"Si la justicia es dar a cada quien lo que le corresponde, en este y todos los casos similares a los de Francisco, la justicia no se ve por ningún lado", destacó, pues advirtió que los responsables siguen libres. 

"A seis años de la desaparición física de Francisco Ortiz Franco, el reclamo sigue siendo el mismo: castigo a quienes ordenaron y a quienes materialmente le quitaron la vida", asentó.

Demandas

Ricardo Trotti destacó en la presentación del documental, la exigencia de que los delitos contra periodistas no prescriban y se garantice la libertad de prensa, como un derecho a decir y hablar lo que se debe decir. Romper el silencio con el crujir de las palabras y no dar paso a la desmemoria, seis años de ausencia de justicia y destacar que el caso de Ortiz Franco fue un asesinato atroz, pero también un ataque a la sociedad y periodistas.

Trotti advirtió que aún se espera que los legisladores se pongan de acuerdo para que los delitos contra periodistas sean catalogados como federales y agravados y que no prescriban.

Destacó que la desidia de las autoridades para esclarecer el homicidio, a pesar de que cuentan con pruebas suficientes, muchas de ellas aportadas por los agraviados, fue lo que motivó a pedir la intervención de la Comisión Interamericana de los Derechos Humanos (CIDH).