Universal
El líder señala que en su cabeza están primero las elecciones de 2009 antes de las de 2012, y aun cuando niega que apoyen a Mouriño para la Presidencia, dice que el secretario tiene todo el respaldo panista
Ya no pudo aguantar más. Había empezado a hablar con voz en bajo volumen, muy calmado. Pero de pronto la sangre azul panista se calentó. Entonces, Germán Martínez Cázares manifestó:

"Estamos dispuestos a tanto acuerdo, tanto diálogo y tanto consenso cuando sea posible... ¡Pero estamos preparados para tanta bronca como sea necesaria! Estamos listos para el desafío del desacuerdo y el de la confrontación, ésta, siempre pacífica y democrática". La pregunta bordaba sobre el temperamento del presidente del PAN.

El relativamente nuevo presidente del PAN en su oficina, en la que conviven libros sobre Mao y el papa Benedicto XVI, y fotos de Castillo Peraza y de Gómez Morín. Y en un lugar muy especial, otra gráfica: juntos César Nava, Germán, Felipe Calderón Hinojosa y Juan Camilo Mouriño, el día en el que el líder de todos ellos recibió la constancia de declaratoria de presidente electo.

El PAN no está atento ahorita en 2012. Tenemos presidente, Felipe Calderón es un buen presidente de la República. Además, si queremos pensar en un exitoso 2012, debemos tener un exitoso 2009, año de elecciones federales y de varias estatales, sin uno se aleja el otro. Y para eso estamos trabajando y el gobierno debe dar buenos resultados y tener buenos funcionarios.

Algo escribió en una tarjeta poco antes. Alguna frase para recordar. Guardó silencio unos segundos. Después, otra vez con énfasis:

"Yo creo que Juan Camilo Mouriño va a demostrar en el ejercicio ser un buen funcionario. Que quede muy claro, en Acción Nacional lo respaldamos, lo hacemos con orgullo. Él es una muestra de la nueva clase política que está construyendo el país, una buena muestra de profesionalismo, de decencia pública y capacidad... ¡Eso representa Juan Camilo Mouriño!".

Debemos pensar en nuestros candidatos a diputados federales y a gobernadores de los estados para las elecciones del domingo 5 de julio de 2009. Ésa es la fecha que tengo en la cabeza. No sé cuál será, en qué día caerá el primer domingo de julio de 2012. Te hablo con sinceridad. Y lo reitero, sería poco estratégico e inútil pensar en la elección presidencial sin antes enfrentar y ganar la del año próximo.

Una oficina pequeña, sencilla. Muy cerca de él, la entrañable imagen de su esposa y de su pequeña hija. Dice que les da todo el tiempo que puede, que al fin y al cabo son su vida. Tiene también discos de música clásica pero confiesa que en el auto escucha a El Recodo y a K-paz de la Sierra desde antes de que a este grupo lo hiciera famoso la desgracia. Cuando responde, parece vigilar lo que escribe el reportero. Así, varias veces leerá la palabra "unidad" y es que él la repitió varias veces, obsesivamente.

Por supuesto que sí. La dirigencia que encabezo es de unidad y va a ser medida por sus resultados en 2009. Ésa es la cita para la que está llamada. Pero no hay ninguna duda, cuando estamos unidos, ganamos, en Baja California; cuando nos desunimos, como en Yucatán, perdemos.

Pero hay algo más: El PAN debe recuperar su vocación de escuela de ciudadanos, la que le dieron nuestros fundadores. Tenemos que ser un instrumento de la sociedad, cada vez que lo hemos hecho así, hemos ganado, y cuando nos asumimos como instrumento de los panistas y sólo hacemos política interna, perdemos. Debe entenderse de una vez por todas... ¡Este partido no tiene dueños municipales ni nacionales ni estatales, el verdadero dueño es la sociedad. Si lo perdemos de vista, estaremos mal!

Pero no hay una sola voz que haya negado esa afirmación. El PAN ha sido el partido de su infancia, de su padre, el de toda su vida y por supuesto que lo que dije tenía una fuerte carga política. No dudo ni dudaremos en tener una cercanía responsable con el Presidente de la República, que apoye y respalde sus políticas públicas.

La elección de 2009 será hasta cierto punto un examen del ejercicio de su gobierno. Pero, lo vuelvo a decir porque es verdad, el PAN no va a dejar que le designen candidatos desde el gobierno, ni Felipe Calderón, que es un demócrata, lo intentaría. Sí hay comunicación, por supuesto. Pero las deliberaciones aquí las toman nuestros órganos de dirigencia, y en el consejo político Calderón representa un voto.

Que tengan un perfil ganador, que sean aceptados por la sociedad, que unan al partido. Habrá candidatos de la sociedad. Pero aquellos que lleguen de otros partidos, aquellos que ya cobraron peaje, los oportunistas y los convenencieros, que se abstengan.

Germán Martínez Cázares. El de la sangre azul, dice, del mismo tono que la de Christlieb, la de Castillo Peraza, de Calderón Hinojosa, la que, no lo puede evitar, en cualquier momento se calienta.