Lourdes de Koster/Édgar González /Claudia O. Morán
La iniciativa de reforma constitucional en materia electoral que pretende terminar con la promoción disfrazada despertó polémica.
Saltillo, Coah.- Y es que mientras el Instituto Electoral y de Participación Ciudadana avaló la propuesta, el PRI la descalificó por "confusa".

Carlos Arredondo, consejero electoral en Coahuila, consideró que una regla como ésta le permitirá al ciudadano normar su criterio al momento de acudir a las urnas.

"Me parece saludable, puede ayudar a que los electores tengan menos elementos de distorsión al momento de decidir la opción del voto", dijo.

Con la misma posición coincidió el diputado del PAN, José Antonio Jacinto Pacheco, quien señaló que esfuerzos similares ya se habían propuesto en Coahuila que no fructificaron.

"La idea era suspender los procesos, los programas sociales en época de elecciones, que se disminuyera la propaganda de funcionarios públicos de elección popular durante el tiempo ordinario pero principalmente en las fechas de elecciones".

Por su parte, Rubén Moreira, líder estatal del PRI, argumentó que la propuesta "generaría una debilidad de los gobiernos y se volvería a la edad media", dijo.

"Si queremos gobiernos fuertes, que tengan paz social, desarrollo, necesitamos que promuevan su obra", justificó el priísta.

Y aunque dijo que el PRI Coahuila está de acuerdo con la propuesta de que no se difunda la obra pública, pero sólo en el período electoral, sí dijo que ésta debería ser aplicable a todos los órdenes de Gobierno, "porque lo que estamos visualizando es que le quieren imponer esa obligación a los estados, pero no viceversa", dijo.