Las Vegas, Nevada.- Uno de los individuos que acompañó a O.J. Simpson a una confrontación con dos comerciantes de artículos deportivos de colección en un cuarto de hotel declaró que O. J. quería que sus compañeros llevaran armas para mostrar que no estaban jugando.
Simpson, su compañero de golf Walter Alexander y Charles McClinton se encontraron antes de asistir a la boda de un amigo el 13 de septiembre, declaró Alexander. Simpson le preguntó a Alexander si lo acompañaría al Hotel y Casino Palace Station, donde se encontraría con comerciantes, explicó.

"Tras preguntarme si le cubriría las espaldas, se inclinó y dijo algo como, `oye, ¿crees que puedas traer algún arma?'", dijo Alexander, quien aceptó declarar en contra de su amigo en un acuerdo con la fiscalía. "'Sólo en caso de que algo salga mal, ¿puedes traer armas?"'.

El testimonio se produjo en el tercer día de una audiencia preliminar en torno a una denuncia de robo a mano armada. El juez de paz Joe M. Bonaventure decidirá después si existe suficiente evidencia como para que el ex astro de la NFL y otros dos hombres sean enjuiciados.

Simpson con lentes de sol y un traje oscuro a veces sonrió mientras Alexander declaraba, pero frecuentemente sacudió su cabeza como en negación.

Alexander dijo que Simpson no sólo sabía de las armas, sino que le ordenó a McClinton que las sacara antes de entrar a la habitación. Cuando vio a McClinton blandir su pistola y gritarle a los comerciantes, se dio cuenta de que estaba participando en un robo a mano armada, dijo Alexander.

"Eso cambió todo el plan", declaró Alexander. "Al principio el plan era sólo mostrar las armas. Pero justo antes de entrar al cuarto le dijo a Spencer que llevara la pistola en la mano".

Simpson y otros dos hombres enfrentan 12 cargos delictivos que incluyen robo a mano armada, secuestro con un arma y asociación ilícita. En teoría, podrían ser condenados a prisión, incluso cadena perpetua.

Simpson ha dicho que sólo pretendía recuperar objetos que un ex agente le robó, incluyendo el traje que usó el día en que fue absuelto de los asesinatos de su esposa Nicole y su amigo Ronald Goldman en 1995 en Los Angeles.

Alexander, de 46 años, se declaró culpable de asociación ilícita para cometer un robo en un acuerdo que podría significarle seis años en prisión. El fiscal de distrito David Roger ha dicho que la fiscalía buscará suspender la pena, con lo que obtendría libertad vigilada.

McClinton y otro hombre, Charles Cashmore, se declararon culpables de cargos menores y también acordaron declarar en contra de Simpson. Alexander dijo que aceptó llevar una pistola calibre .22 de McClinton que se metió en la pretina mientras McClinton se pudo una pistolera con un arma calibre .45.