Desde la madrugada de hoy, Sábado Magno, según el canon de la Iglesia Ortodoxa, empiezan las preparaciones en las casas para la Pascua, que se inician amasando la pasta para el "kozunak", un pan ritual parecido al PanetoBnne italiano.
Sofía, Bulgaria.- Los búlgaros ortodoxos se preparan hoy para la mayor fiesta eclesiástica del año, mañana, domingo, con la Resurrección de Jesucristo, o Hristos, como lo llaman en este país balcánico, con unos ritos antiguos que incluyen la preparación de pan dulce ceremonial y huevos pintados de diferentes colores.

Desde la madrugada de hoy, Sábado Magno, según el canon de la Iglesia Ortodoxa, empiezan las preparaciones en las casas para la Pascua, que se inician amasando la pasta para el "kozunak", un pan ritual parecido al Panetonne italiano.

El "kozunak" es muy difícil de preparar porque la receta exige condiciones especiales, como una temperatura ambiental de 30 grados para fermentar bien, y tras dividirse en tres partes, que se ligan después en forma de trenza, se mete en el horno.

Este pan simboliza el cuerpo de Jesús, y los huevos que se pintan son símbolo de su sangre durante su sufrimiento en la cruz.

Los huevos hervidos forman parte de los ritos especiales para la Pascua en Bulgaria.

El primer huevo siempre es pintado por la mujer de más de edad en la familia y siempre debe ser de color rojo.

Con ese primer huevo pintado, la mujer dibuja sobre la frente de los niños un signo de cruz para que gocen de buena salud durante todo el año.

Además, este primer huevo pintado se guarda hasta la próxima Pascua, cuando se rompe y si está entero, es decir, si no ha empezado a descomponerse, el año estará lleno de felicidad y suerte y la cosecha también será abundante.

Las técnicas para pintar los huevos son diferentes y varían de simplemente poner el huevo en un tazón de colores a ponerlo consecutivamente en vasijas de tintas de diferentes colores -rojo, amarillo, azul, verde y violeta-, por lo que se producen diferentes matices.

Los huevos pueden llegar a ser verdaderas obras de arte en los que se dibujan motivos florales, animales, entre otros.

Todos estos ritos preceden la hora sublime de la Resurrección en la medianoche de hoy.

Los ortodoxos creyentes acuden a medianoche a las Iglesias y las recorren tres veces con velas encendidas al tiempo que se felicitan: "¡Jesucristo resucitó!".

La tradicional respuesta es: "¡De verdad resucitó!"

La Iglesia Ortodoxa Búlgara es reconocida por el Patriarcado de Constantinopla como autocéfala (autóctona) desde el año 927.

Se estima que un 85 por ciento de los cerca de ocho millones de habitantes de Bulgaria son ortodoxos, cuyo líder es desde 1971 el Metropolitano Maxim de Sofía.