Notimex
Para festejar los 200 años del autor estadounidense Edgar Allan Poe, sus cuentos completos fueron reunidos en un volumen que cuenta con la participación de 69 escritores latinoamericanos y españoles, y sobresale la traducción que hiciera Julio Cortázar y prefacios de Carlos Fuentes y Mario Vargas Llosa.
México.-La edición comentada, publicada por el sello Páginas de Espuma y con prólogo del mismo Cortázar; edición de Fernando Iwasaki y Jorge Volpi, es de lujo, con pasta dura, y cuenta con 960 páginas, fue presentada hoy en esta ciudad.

Entrevistado por Notimex, el escritor Alvaro Enrigue señaló que "Edgar Allan Poe es el escritor en el que nos formamos todos, es el inventor del cuento tal y como lo conocemos, el inventor de la literatura de género y una de las piezas claves de la modernidad literaria.

"Para mí ha sido un privilegio leer uno de los cuentos raros suyos, porque pude ver cosas estructurales que de los otros cuentos, que uno se sabe de memoria, ya no notas", apuntó el autor de "Virtudes capitales".

Precisó que le tocó comentar "La conversación de Eiros y Charmion", tarea que implicó investigar y releer varias veces, lo que no hubiera hecho con uno de los cuentos de Poe ya muy conocidos y muy criticados, que tienen muchas referencias a su alrededor.

El tema que aborda es el fin del mundo. Un cometa choca contra la Tierra y dos almas, una de una persona que murió antes y otra lo hizo a raíz de, conversan sobre los últimos minutos del mundo. Es una obra muy decimonónica, propia de su tiempo, pero contada con las herramientas modernísimas que Poe puso en la mesa, subrayó Enrigue.

"Yo creo que Poe es una lectura de cajón y creo que la gente lo va a seguir leyendo, insisto, la traducción de Cortázar es muy importante, es el estándar del cuento moderno con el estándar de la traducción contemporánea", aseveró.

Por su parte, Mario Bellatin, quien comentó "Los anteojos", dijo que se trata de una obra muy sui generis del escritor estadounidense, "pensé que era un cuento apócrifo, porque es una línea de Poe que no es como la que todos conocemos, es un poco el valor de este libro, conocer las distintas facetas del autor y no quedarnos solamente con una idea muy concreta hecha a partir de tres o cuatro cuentos".

Como la obra de Poe, tiene un tema macabro, anotó, pero tiene que ver con un incesto extremo entre una tatarabuela y un tataranieto. "Para mí fue muy interesante que me dieran ese cuento para hacer un comentario", acotó el autor de "El gran vidrio", obra por la que obtuvo el Premio Nacional de Literatura, convocado por el Instituto Municipal de Cultura, Turismo y Arte de Mazatlán.


El también Premio Xavier Villaurrutia 2001 aseveró que la tradución de Cortázar es un valor añadido a los cuentos de Poe y es un clásico que todo mundo debe tener, para ver la permanencia tanto de Poe como de Cortázar. Enfatizó: "me siento parte de una generación de escritores unidos por un gusto común".

Entre los autores que participan con sus comentarios están Iban Zaldua, Santiago Roncagliolo, Ignacio Padilla, Andrea Maturana, Juan Gabriel Vásquez, Javier Sáez de Ibarra, Jacinta Escudos, Ismael Grasa, Luis Felipe Lomelí, Félix J. Palma e Hipólito G. Navarro.

Asimismo, Ricardo Menéndez Salmón, Berta Marsé, Manuel Moyano, Leonardo Valencia, Juan Carlos Botero, Juan Carlos Méndez Guédez, Carlos Castán, Tryno Maldonado, Patricia Esteban Erlés, Edmundo Paz Soldán, Eduardo Berti, Jorge Volpi, y Pedro Angel Palau, entre otros.

Edgar Allan Poe (Boston, 19 de enero de 1809-Baltimore, 7 de octubre de 1849) fue un escritor, poeta, crítico y periodista romántico estadounidense, reconocido como uno de los maestros universales del relato corto, del cual fue uno de los primeros practicantes en su país.

Fue renovador de la novela gótica, recordado especialmente por sus cuentos de terror. Es considerado el inventor del relato detectivesco, además de que contribuyó con varias obras al género emergente de la ciencia-ficción.

La figura del escritor, tanto como su obra, marcó profundamente la literatura de su país y puede decirse que de todo el mundo.

Ejerció gran influencia en la literatura simbolista francesa y, a través de ésta, en el surrealismo, pero su impronta llega mucho más lejos:

Son deudores suyos toda la literatura de fantasmas victoriana y, en mayor o menor medida, autores tan dispares e importantes como Charles Baudelaire, Fedor Dostoyevski, Franz Kafka, H. P. Lovecraft, Ambrose Bierce, Guy de Maupassant, Thomas Mann, Jorge Luis Borges y Julio Cortázar. El poeta nicaragüense Rubén Darío le dedicó un ensayo en su libro "Los raros".