Todavía están muy lejos, pero los Boston Celtics dieron el primer paso hacia la ansiada final de la liga norteamericana de baloncesto (NBA) al derrotar en el primer partido de la serie definitoria de la Conferencia Este a los Detroit Pistons.
Boston se impuso en la noche del martes por 88-79 con Kevin Garnett (26 puntos y nueve rebotes) y Paul Pierce (22 puntos) como máximas figuras.

Los Celtics demostraron haber dejado atrás ya la tensión emocional del séptimo partido al que tuvieron que recurrir para eliminar el domingo en semifinales de Conferencia a los Cleveland Cavaliers de LeBron James.

Los Pistons no pudieron aprovechar la semana libre que tuvieron después de derrotar en sólo cinco partidos a los Orlando Magic. Al contrario, fueron los hombres de Boston los que mostraron más energía, se pusieron pronto en cabeza y mantuvieron el control del choque.

"Era un partido perfecto para que Detroit ganara fuera de casa, y lo sabíamos", advirtió Pierce. "Probablemente pensaban que estábamos cansados de la última serie, pero salimos especialmente concentrados y con energía extra".

"Tenemos un objetivo", avisó Garnett apuntando ya al campeonato de la NBA. "Así que tenemos que tomar aire, salir ahí y jugar". Rajon Rondo contribuyó con 11 puntos, siete asistencias y cinco robos de balón a la victoria de Boston, que consiguió además su decimoquinta victoria consecutiva en casa, nueve de ellas en la postemporada.

"Sabíamos lo importante que era el primer partido y nos nutrimos de la energía del público", dijo el base de los Celtics Eddie House. "Ahora tenemos que prepararnos para el segundo partido". Boston albergará mañana el segundo partido de la serie, al mejor de siete.

Los Pistons, que juegan su sexta final de conferencia seguida, tuvieron en Tayshaun Prince y Richard Hamilton a sus mejores hombres, con 16 y 15 puntos respectivamente.

"No estuvimos fluidos. Quizá tuvo algo que ver con el parón", lamentó el entrenador visitante, Flip Saunders. "Defensivamente estuvimos lentos y ofensivamente no nos colocamos bien". "Pero jugando tan mal -añadió-, aún tuvimos oportunidades".

Chauncey Billups, que estuvo fuera del equipo por lesión en los dos últimos partidos de la serie semifinal, volvió a jugar, pero se mostró inefectivo con sólo nueve puntos y dos asistencias. "Estuvo bien volver", dijo la estrella de Detroit. "Mi explosividad, obviamente, no estuvo ahí. Pero sé que mejoraré conforme vaya jugando".