Bruselas, Bélgica.- La Comisión Europea (CE) ha impuesto una multa de 74,7 millones de euros a las empresas japonesas Sony, Fuji y Maxell por haber pactado los precios de las cintas de vídeo profesionales entre 1999 y 2002, anunció hoy en un comunicado.
Según explicó el Ejecutivo comunitario "a través de reuniones periódicas y de otros contactos ilícitos", dichas sociedades "aumentaron los precios" de las cintas de vídeo profesionales -Betacam SP y Betacam digital- que se vendían a clientes europeos, "o los controlaban de otra forma".La investigación resultó "especialmente productiva por la cantidad de pruebas de actividades concertadas", añade el comunicado, en el que se pone de relieve que Sony, Fuji y Maxell "organizaron con éxito tres series de aumento de los precios y se esforzaron en estabilizarlos cuando no era posible aumentarlos".Bruselas apuntó, asimismo, que entre los elementos probatorios supo de la celebración de "once reuniones" en las que las tres firmas intercambiaron "informaciones comercialmente sensibles".La Comisión Europea aumentó la multa a Sony en un 30 por ciento (hasta 47,1 millones de euros) "por haber dificultado la investigación llevada a cabo en sus oficinas".A ese respecto explicó que "un empleado de Sony se negó a responder a las preguntas que le planteó verbalmente la Comisión, violando la obligación de contestar, mientras que otro fue sorprendido mientras destruía documentos durante la inspección".Sin embargo, rebajó en un 40 y un 20 por ciento las sanciones a Fuji (13,2 millones de euros) y Maxell (14,4 millones de euros) respectivamente "por su cooperación", al haber ofrecido más datos de los solicitados.Bruselas abrió la investigación "por propia iniciativa" en mayo de 2002, llevando a cabo inspecciones sorpresa en las sedes de las filiales europeas de las tres empresas, que controlan un 85 por ciento de ese mercado, cuya mayoría de clientes son cadenas de televisión y productoras independientes.La Comisión Europea recuerda que en 2001, las ventas de cintas Betacam SP y Betacam digital en el Espacio Económico Europeo (UE, Noruega, Islandia y Liechtenstein) alcanzaron los 115 millones de euros.El portavoz de Competencia del Ejecutivo comunitario, Jonathan Todd, recordó en rueda de prensa que "toda persona o empresa que se haya visto perjudicada por esas prácticas pueden denunciar el caso a los tribunales de los Estados miembros para ser compensados".