LA JORNADA
México, D.F. .- El arrebato de Vicente Fox en la cadena estadunidense Telemundo manifiesta que el ex presidente está "inquieto, nervioso e ignora las formas que debe seguir cualquier ciudadano acusado de enriquecimiento ilícito", manifestaron diputados de PRD y PRI, quienes coincidieron en que Fox es un ignorante al que se le acerca su Watergate.
Por otra parte, sin una defensa del tamaño que requiere el ex presidente, el PAN refirió que alrededor de Fox Quesada se ha generado un ambiente de linchamiento.

A su vez, la presidenta del PRI, Beatriz Paredes, durante una gira de trabajo por Veracruz llamó a la clase política a no hacer caso de los comentarios del guanajuatense, pues es un personaje que "nunca ha sido prudente en sus expresiones".

En el Palacio Legislativo de San Lázaro, el diputado priísta Marco Bernal consideró que al asumir esas actitudes Fox manifiesta que "evidentemente sí es responsable de delitos y de un vergonzoso enriquecimiento que difieren enormemente de la situación económica de millones de ciudadanos que ahora sí desean verlo tras las rejas".

El líder del sector popular priísta opinó que "con ese aire campirano parece un burro sin mecate, al que nadie, ni su esposa, puede controlar".

Juan Guerra Ochoa, representante del PRD, advirtió que el ex presidente ha caído en un vertiginoso desprestigio "que todos esperábamos, porque un hombre así carece de sustancia argumentativa e intelectual; a la distancia es una vergüenza para millones de mexicanos haber elegido a una persona enferma para ocupar la Presidencia de la República".

Emilio Ulloa Pérez, presidente de la Comisión de Cultura, opinó que Vicente Fox sufre por cada día que pasa un "desvanecimiento mental del cual es responsable Marta Sahagún, quien lo tiene enamoriscado. En esos términos es preocupante que un hombre haya gobernado en nuestro país".

Por su parte, el coordinador de los diputados del tricolor, Emilio Gamboa, consideró que Fox está inquieto y nervioso. "Con los medios hay que tener un diálogo serio y respetuoso de las dos partes; él se vio muy molesto y eso no lo lleva a nada. Él creyó que de verdad era foxilandia, y no se dio cuenta cómo el país está lastimado y con problemas muy serios".

Agregó que "los presidentes en turno lo único que piden a los ex mandatarios es que los dejen gobernar con tranquilidad. Vicente Fox no ha entendido ese papel, no se ha dado cuenta que el Presidente de México es Felipe Calderón".

A su vez, Héctor Larios, coordinador del PAN en San Lázaro, expresó: "me parece que nadie tiene derecho a opinar sobre las actitudes personales de un ex presidente que ha sido sometido a una serie de acusaciones, la mayorías sin fundamento, y ese es un asunto personal de él".

Finalmente, el también panista Cristian Castaño, vicepresidente de la mesa directiva, señaló que alrededor de Vicente Fox se ha extendido un ambiente de linchamiento, y justificó la reacción del guanajuatense: "es una respuesta y un derecho no hablar si es que hay un esquema de acusaciones y sentencia sin previa averiguación".