El jugador brasileño señala que el gran error del Chelsea fue haber puesto a la venta una playera con su nombre, esta acción molestó al Real Madrid que prefirió venderlo al Manchester City.
Sao Paulo.- El error del Chelsea de poner a la venta camisetas con el nombre de Robinho antes de ficharlo fue en gran medida la razón por la que el Real Madrid suspendió la venta del brasileño a los Blues, dijo el jugador.

Robinho, quien finalmente fue vendido al Manchester City por 58 millones de dólares, una cifra récord para el fútbol británico, dijo que el Real Madrid se molestó porque Chelsea comenzó a ofrecer camisetas con su nombre.

''Por supuesto, mi meta era irme al Chelsea'', dijo Robinho el miércoles después de llegar a Brasil para entrenarse con la selección que disputará las eliminatorias mundialistas. ''Pero el error del Chelsea de poner mi nombre en una camiseta sin haber firmado nada hirió el orgullo del Real Madrid''.

Chelsea indicó que la venta de las camisetas fue un ''lamentable accidente de un proveedor que fue corregido tan pronto nos enteramos, y no se vendió ni una camiseta''.

Robinho dijo que el incidente intensificó la pugna entre los clubes y sumó otro obstáculo a las negociaciones.

El delantero señaló que el City presentó una mejor oferta que Chelsea en los últimos minutos antes del cierre del mercado de pases.

''Estoy contento con el cambio, voy a un club que también es grande'', expresó Robinho. ''No ha ganado muchos títulos últimamente, pero soy parte de un proyecto que está empezando y espero ganar muchos títulos ahí''.

Robinho, que será compañero de sus compatriotas Jo y Elano en el City, afirmó que el Madrid nunca tuvo intención de retenerlo e incluso trató de usarlo como carnada para fichar a Cristiano Ronaldo del Manchester United.

''Real Madrid no me quería en ese momento, así que no había razón por la que yo debería haberme quedado ahora'', dijo el ariete.

El brasileño señaló que el presidente del Real Madrid, Ramón Calderón, y el técnico Bernd Schuster no querían que se fuera porque el club no logró hacer fichajes importantes.

''Yo quería irme sin tener que pelear, pero eso no fue posible porque el club estaba desesperado porque no fichó a nadie'', dijo Robinho.

También refutó las declaraciones de Calderón de que el delantero lloró y le suplicó que lo dejara irse.

''Sólo lloré cuando no me dejó ir a las olimpiadas, estaba muy molesto'', dijo Robinho. ''Esta vez sólo le dije la verdad, que no me quería quedar, pero él no me escuchó porque estaba desesperado porque no pudo fichar a nadie''.

Pelé criticó a Robinho por la forma en que manejó la transferencia, pero el artillero le respondió que ''quizás él hubieses hecho lo mismo de estar en mi situación''.

Robinho firmó un contrato por cuatro años con el Manchester City que según informes de prensa le pagará unos 8,7 millones de dólares al año, casi el triple de su sueldo con el gigante español.