Osos tiene la misión de sobrevivir a Favre y a la mala actuación de sus quarterbacks, ¿podrá?
NUEVA YORK.- Los Osos de Chicago saben lo que es ganar con un quarterback mediocre, incluso con uno malo. Pero este año no están ganando y necesitan salir airosos hoy por la noche ante Green Bay para no quedar tempranamente fuera de la pelea por la temporada de la NFL.

Mientras que Brett Favre ha conducido brillantemente a los Empacadores, ganadores de sus cuatro primeras salidas, Rex Grossman y ahora Brian Griese han sido un desastre, la principal razón por la que los Osos tienen una victoria y tres reveses, y podrían quedar a cuatro juegos del líder de la división Norte de la Conferencia Nacional luego de tan sólo cinco fechas.

"Brian es nuestro quarterback, así es", declaró Lovie Smith esta semana, luego de insistir durante más de un año en que "Rex es nuestro quarterback".

Smith confirmó a Griese pese a que sufrió tres intercepciones en un partido que Chicago perdió 37-27 frente a Detroit. Una de esas intercepciones se convirtió en un touchdown de los Leones.

Los Osos también perdieron tres de sus primeros cuatro partidos hace dos años, cuando Kyle Orton reemplazó a Grossman luego de que éste se quebró un tobillo. Y terminaron ganando su división.

La diferencia es que en esa ocasión no había equipos demasiado fuertes en la división y la defensa de Chicago estaba entera. Ahora no. Cuatro titulares no pudieron jugar contra los Leones por lesión y podrían volver a ausentarse.

La defensa de los Empacadores está respondiendo, pero no así su ataque por tierra, que tiene un promedio de 2,7 yardas por acarreo.

Favre, quien hizo dos pases de touchdown contra Minnesota la semana pasada e impuso un nuevo récord de la NFL con 422, está distribuyendo el balón mejor que nunca.