El sarcófago, decorado con flores y figuras femeninas talladas y de 27 toneladas de peso, fue robado en 2006 de una excavación en la ciudad de Xian, conocida como Chang An cuando era capital de China durante la dinastía Tang.
Pekín, China.- El sarcófago de la concubina Wu Huifei, una de las favoritas de un emperador de la dinastía Tang (618-907), regresó a China después de que las mafias locales lo hubieran robado y vendido en Estados Unidos por un millón de dólares.

El regreso de la tumba de la concubina Wu se convirtió en los últimos años en una cuestión de Estado, según relata hoy el diario oficial "China Daily", que cataloga el objeto y su contenido como una de "las más valiosas reliquias nacionales".

El sarcófago, decorado con flores y figuras femeninas talladas y de 27 toneladas de peso, fue robado en 2006 de una excavación en la ciudad de Xian, conocida como Chang An cuando era capital de China durante la dinastía Tang.

Cuenta Hang Qinglong, el jefe de arqueólogos que se ocupaba entonces de la renovación del sarcófago de la concubina real, que la primera vez que lo vio "se quedó sin respiración".

"Sabía que era hermoso, pero no sabía que lo fuera tanto. Parece tan grandioso... Me sentí honrado de haber recuperado nuestro tesoro perdido", señaló el arqueólogo al rotativo.

El sarcófago se puede ver en el Museo de Historia de Shaanxi desde el 17 de julio y es la primera de una serie de reliquias que la policía de Xian ha recuperado del extranjero por medio de procedimientos legales, lo que para los conservadores locales es una "noticia alentadora".

Según los archivos oficiales, China ha recuperado unas 4.000 piezas antiguas por vías legales y diplomáticas desde 1998.