Pekín, China.- Científicos chinos reunidos en Pekín para analizar los trascendentales avances en biomedicina en EU y Japón, acordaron seguir el mismo camino que sus colegas en esos países e intentar lograr células madre a partir de la piel humana, sin embriones, informó hoy la prensa china.
Un total de 50 investigadores del país, que debatieron en la capital china durante tres días el logro de los dos equipos científicos de Japón y EEUU, resaltaron que el hallazgo es "un momento definitivo en la historia humana", en palabras de Pei Duanqing, de la Academia China de Ciencias Sociales, citado por el diario "South China Morning Post".

El encuentro de tres días decidió que los principales laboratorios de Pekín (norte), Shanghai (este) y Cantón (sur) compartirán recursos para desarrollar esa revolucionaria tecnología y transmitirla a otros institutos.

Pei, del Instituto de Biomedicina y Salud de Cantón, aseguró que China adoptará esa tecnología "en pocos meses" y, una vez lograda, organizará seminarios para investigadores y técnicos de todo el país con el fin de compartirla.

El experto explicó que en los dos últimos días se ha logrado mayor cooperación científica nacional "que en toda una vida", y subrayó que los científicos "están por fin interesados en trabajar conjuntamente, después de décadas de aislamiento".

Añadió que "una nueva época en la historia humana ha llegado y para ser un ganador en esta era la clave es acumular suficientes recursos humanos".

Reconoció que el Gobierno chino "podría tardar un tiempo en darse cuenta de la importancia de este paso decisivo, pero hay que tomar acciones inmediatamente".

La investigación de células madre ha sido un objetivo primordial desde los años 90 para más de 30 equipos científicos de China, donde nunca han existido las barreras éticas de países como EU a la hora de experimentar con embriones humanos.

Las limitaciones éticas, sin embargo, parecen haberse acabado esta semana, cuando los dos equipos de científicos de EU y Japón publicaron sus resultados y mostraron que se pueden desarrollar células madre embrionarias sin necesidad de embriones.

En el equipo estadounidense, de la Universidad de Wisconsin-Madison, la investigación fue dirigida por la doctora china Yu Junying, del centro genómico de la citada institución.

Como en China nunca existió el debate ético por el uso de embriones, los expertos del país asiático destacan sobre todo que es un método "más simple y barato, que casi todos los laboratorios del país se pueden permitir", según señaló Liu Yuxin, del Laboratorio Estatal de Biología Reproductiva.

Liu también destacó la importancia del descubrimiento, "que cambia el contexto de la investigación en el mundo, China incluida".