"El acceso a la energía en los países latinoamericanos todavía es bastante lejano a lo óptimo; hay un 20 por ciento de la población que no tiene energía eléctrica", aseguró el dirigente del organismo internacional que agrupa a 230 empresas del sector públicas y privadas de Iberoamérica.
Madrid, España.- América Latina requiere de 10.000 millones de dólares anuales durante una década para dotar de energía eléctrica a los 100 millones de personas que actualmente carecen del suministro, afirmó hoy en Madrid el presidente de la Comisión de Integración Energética Regional (CIER), Gabriel Argüello Ríos.

En rueda de prensa durante la 44 Reunión de Altos Ejecutivos, organizada por la CIER y la Asociación Española de la Industria Eléctrica (Unesa), Argüello Ríos indicó que esos recursos económicos servirán para atender el ritmo de crecimiento de la demanda en la región, que es de un 5 por ciento anual.

"El acceso a la energía en los países latinoamericanos todavía es bastante lejano a lo óptimo; hay un 20 por ciento de la población que no tiene energía eléctrica", aseguró el dirigente del organismo internacional que agrupa a 230 empresas del sector públicas y privadas de Iberoamérica.

Argüello Ríos señaló que uno de los problemas es la falta de diversificación a la hora de generar energía, pues se concentra en la hidroelectricidad, lo que se ha manifestado en los apagones que han afectado a Brasil y Paraguay en las últimas horas.

"En otros casos hay problemas por insuficiencia energética, simplemente los planes de desarrollo están atrasados frente al crecimiento de la demanda y empieza a haber racionamientos en el suministro de energía", agregó.

Para Argüello Ríos, el principal problema para que se dé una integración energética de la región es la falta de interconexiones entre los distintos países.

Las interconexiones en proceso más avanzadas hasta ahora, precisó, se dan entre Colombia, Panamá, Ecuador y Perú; Brasil, Argentina, Uruguay y Paraguay; y México y Centroamérica.

El presidente de Unesa, Pedro Rivero, destacó que la interconexión es el elemento básico para una integración física de la energía, tal como se está llevando a cabo en Europa, encaminado hacia un mercado común.

"Los pasos que se han ido dando para conseguir una regulación homogénea han sido importantes país por país, está ahora en la fase para ver cómo se llega, al igual que en Europa, a una legislación más o menos compatible, porque cada uno conservará sus especificidades", dijo.

Bajo el lema "Forum Iberoamericano sobre Seguridad de Suministro, Crecimiento Sostenible e Integración Regional", la reunión, que por primera vez se lleva a cabo fuera del continente americano, reúne durante tres días en la capital española a dirigentes de empresas y funcionarios iberoamericanos del sector.

En la conferencia de apertura, la presidenta de la Asociación Iberoamericana de Entidades Reguladoras de Energía y de la Comisión Nacional española de Energía, María Teresa Costa, exigió mayor voluntad de instituciones internacionales para que Latinoamérica mejore la productividad y competitividad energética.