El caso arranca dos semanas después de que un joven, usuario de Facebook y que se apuntó al grupo, intentara quitarse la vida saltando desde el edificio de su escuela, en el distrito de Tin Shui Wai.
Hong Kong, China.- La policía de Hong Kong ha ordenado la captura de un usuario de la red social Facebook que creó un grupo para hacer apología del suicidio después de que uno de sus miembros, un escolar de quince años, intentara quitarse la vida. Facebook ha cerrado el foro.

La brigada telemática de la ex colonia rastrea los datos del grupo "I have to practise suicide" ("Tengo que practicar el suicidio"), que reunió a 190 miembros bajo la propuesta de cometer un suicidio en masa el próximo 21 de diciembre, según publicó hoy el periódico South China Morning Post.

El caso arranca dos semanas después de que un joven, usuario de Facebook y que se apuntó al grupo, intentara quitarse la vida saltando desde el edificio de su escuela, en el distrito de Tin Shui Wai.

Un portavoz de la policía, Kenneth Li Kin-fai, apunta al creador del grupo como principal objetivo de la redada, aunque reconoció las dificultades a las que se enfrentan las fuerzas de seguridad en esta investigación.

"Internet no tiene fronteras. La gente que participó en las discusiones del grupo no sólo eran de Yuen Long (otro distrito de la ex colonia) o Tin Shui Wai. Podrían ser de fuera de Hong Kong". Facebook cerró ayer el grupo después de que saltara la noticia, mientras que el creador, por su parte, se defendió argumentando que la apertura del mismo fue algo "totalmente aleatorio" en el que sus miembros debían debatir maneras de morir "de modo absurdo, como saltar desde una silla".

"No estoy animando al suicidio. Se supone que todo era una broma interna", escribió. Sin embargo, en el foro hay discusiones donde sus usuarios planteaban "de forma seria" la propia muerte con datos y métodos concretos.

La ley de Hong Kong castiga con penas de hasta 14 años de prisión a los culpables de ayudar, aconsejar, inducir o facilitar el suicidio de otra persona. El suicidio es la décima causa más importante de muerte en el mundo, con el 1,5 por ciento de todos los decesos del planeta.