Foto: Vanguardia/Archivo
La Jornada
Deudas y gastos de operación provocan boquete superior a $2 mil 700 millones
México, DF. La red de tiendas y farmacias del Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (Superissste) reporta pérdidas superiores a 2 mil 700 millones de pesos, entre las deudas que tiene con proveedores y por gastos de operación.

Por la situación de insolvencia en que se encuentra y la determinación de la Secretaría de Hacienda de no seguir financiando su rescate, el pasado martes el consejo directivo de Superissste formalizó la decisión de cerrar 224 tiendas y farmacias, de las cuales 83 dejaron de operar el primero de agosto.

Prácticamente es la extinción de esta prestación del Issste, luego de varios meses de carencias en los establecimientos, que lucen con anaqueles vacíos o frenteados (sólo unas cuantas piezas al frente), y escasa oferta de marcas comerciales, incluso en la tienda Vértiz, considerada la estrella del sistema, ubicada en la colonia Doctores.

Sólo los jubilados y pensionados siguen asistiendo por las pocas mercancías que aún se pueden encontrar, básicamente porque son beneficiarios de descuentos especiales. Pero en general, los pasillos están vacíos.

Demandas legales de proveedores por incumplimiento de pagos

Durante la sesión extraordinaria del consejo directivo de Superissste se acordó conservar sólo 70 establecimientos, la mayoría en la zona metropolitana del valle de México, con la finalidad de cumplir el acuerdo con el Sindicato de Trabajadores del Issste de preservar esas unidades.

Ahí se reconoció que el cierre de 35 tiendas y farmacias, acordado por la junta directiva del instituto hace dos años, fue insuficiente para solventar la crisis de Superissste. Las cifras son contundentes: en 2014 las ventas ascendieron a 3 mil 502 millones de pesos, pero representaron una disminución de más de mil millones en relación con lo obtenido en 2013.

El año pasado los gastos de operación fueron de 2 mil 121 millones de pesos, con lo que la pérdida operativa se ubicó en mil 738 millones, en una tendencia negativa que viene desde 2008, con un caída promedio de 22 por ciento anual, de acuerdo con el reporte presentado en la sesión.

De dichos gastos, la mayor parte (mil 510 millones de pesos) se destinó a salarios; 387 millones para el pago de materiales y suministros y 572.7 millones se invirtieron en servicios generales. Otras erogaciones contables sin especificar ascendieron a casi 84 millones de pesos, con lo que el total de los gastos de operación se ubicó en 2 mil 205.4 millones en 2014.

Aparte están las deudas con los proveedores, las cuales ascienden a mil 46 millones de pesos. Trabajadores de Superissste señalaron que este también es un problema severo, sobre todo porque ya existen demandas legales contra la institución por incumplimiento de pagos.

En entrevista, algunos de los empleados de confianza también denunciaron que el cierre de tiendas y farmacias se está realizando sin respetar sus derechos laborales. Algunos tienen más de 20 años de antigüedad, lo que no nos ha servido de nada. Información extraoficial señala que en una primera etapa, a partir de esta semana saldrán del sistema alrededor de mil trabajadores.

Los afectados se han enterado de que ya no laboran en la institución mediante un anuncio verbal de alguno de sus jefes de departamento, la noche previa al cierre de la tienda o el último día de la quincena en el caso de personal de oficinas administrativas.

Esa ha sido la tónica durante los últimos meses, hasta esta semana. Algunos recibieron la notificación verbal el pasado 31 de agosto y otros el primero de septiembre, en lo que consideran un procedimiento irregular, pues aunque los directivos del Issste han señalado que se respetarán sus derechos, e incluso que primero se les daría la alternativa de la reubicación de su puesto, la realidad es que estamos fuera, desconocemos cómo y cuándo nos pagarán la liquidación de ley

Sin embargo, en respuesta a una petición de información de este diario, ayer el Issste aseguró que ninguno de los trabajadores perderá su empleo, pues se le dará la opción de ser reubicado, de optar por su jubilación, o bien por la liquidación.