Rolando Franco / Vanguardia
Saltillo, Coah.- A casi 30 días de su clausura, el CIMARI empieza a enfrentar pérdidas fuertes que podrían implicar la suspensión de pagos a más de la mitad de su personal.
Así lo advirtió el vocero de la empresa, Felipe Flores García, quien aseguró que de tomarse esta medida se buscaría un acuerdo con los trabajadores para que mantengan su plaza y no sean despedidos definitivamente. "
La empresa ya está enfrentando pérdidas fuertes, no quisiera ser alarmista pero sí se está poniendo en una situación a la empresa, en la que se están considerando medidas para reducir costos", declaró.

Precisó que, de acuerdo con las estimaciones hechas por la empresa, serán alrededor de 40 trabajadores los que pueden resultar afectados.

"Se están evaluando entre otras cosas poner en pausa ciertas actividades laborales. No se les despediría sino que se firmaría un convenio con ellos para en cuanto se levante la clausura regresen a trabajar, se afectaría a lo mejor a toda la planta o más bien a los empleados de campo, alrededor de 40 personas", señaló.

Sin embargo, dijo que la empresa mantenía la confianza en que las autoridades federales, Profepa y Semarnat en particular, suspendan la clausura antes de que se tome la decisión de suspender el pago a sus empleados.

"Actualmente el CIMARI sigue con la postura de respetar la ley, dejar que se cumplan los tiempos legales, que la autoridad competente lleve a cabo los estudios, los peritajes y todos esos procedimientos que hemos estado atendiendo y cumpliendo en tiempo y forma, dejando que la autoridad competente emita el fallo definitivo, el cual debemos acatar y que estamos seguros será la apertura", sostuvo.

Por otra parte el vocero, quien asistió a la reunión del Consejo Ciudadano del CIMARI, solicitó un lugar para la empresa, el cual le fue negado por el grupo que sesionó ayer a puerta cerrada en una de las oficinas de la Presidencia Municipal de Ramos Arizpe.

Comentó que la intención de la empresa es aclarar todas las dudas que todavía existen por parte de los integrantes del Consejo, quienes continúan negándose a la apertura del CIMARI y que durante la sesión demandaron al Ayuntamiento rechazar cualquier solicitud de permiso para la ampliación del confinamiento.

A la reunión también acudieron trabajadores del CIMARI para solicitar públicamente a las autoridades la apertura de su fuente de trabajo y externaron su preocupación por el posible cierre definitivo de la empresa.