Washington, EU.- En un momento de auge internacional del cine mexicano, la institución Smithsonian pone en marcha hoy un festival que, con la presencia de cineastas como Diego Luna y Adriana Barraza, muestra en EU la realidad que no se conoce de México.
El festival "Celebrando la Nueva Ola de Cultura Mexicana", que se organiza este fin de semana en Washington, no servirá para estrenar ninguna película pero sí para afianzar el éxito internacional de un nuevo tipo de cine mexicano que ya no busca sólo divertir sino también incitar a la reflexión.

"El cine es el único medio veraz que existe en México para contar la realidad de lo que ocurre", dijo a Efe Pablo Cruz, socio del actor mexicano Gael García Bernal ("Amores Perros") y Diego Luna ("Y tu mamá también") en la productora Canana Films.

Con la proyección de cinco largometrajes y cinco cortometrajes mexicanos, la industria cinematográfica de este país quiere demostrar que no sólo es capaz de triunfar en Hollywood, sino que puede volver a tener una época dorada, si cuenta con el apoyo necesario.

"Es triste que los mexicanos se vuelvan famosos por hacer cine en Hollywood", dijo el actor Diego Luna, que mostrará en este festival su primer trabajo como director, el documental "Chávez".

"Es como si hubieran tenido que huir de su país para hacer cine", añadió el joven Luna durante la rueda de prensa con la que se presentó el festival.

Junto a él, y como componente perfecto para un tándem que pueda volver a llevar al cine mexicano donde se merece, la veterana Adriana Barraza, quien fue nominada al Oscar este año por su actuación como criada mexicana en la película "Babel".

"Agradezco la posibilidad de haber llegado aquí, pero ya no por mí, ni por los jóvenes que me rodean, sino por los muchachos que quieren hacer cine y que están en su casa pensando ¿Cómo puedo hacer para llegar a contar mi historia?", dijo Barraza durante la rueda de prensa.

Los tres coincidieron en lo difícil que es encontrar los fondos, los medios y la confianza para triunfar en el cine, aunque reconocieron que tras los recientes éxitos de directores como Alejandro González Iñárritu ("Babel"), Guillermo del Toro ("El Laberinto del Fauno"), y Alfonso Cuarón ("Children of Men"), se les han abierto muchas puertas.

Para el embajador mexicano en Washington, Arturo Sarukhan, estos cineastas "son los verdaderos embajadores de México en el mundo" y su trabajo "ayuda a romper el estereotipo hispano en EU en un momento en el que se ha intensificado un clima de racismo en el país.

"Yo no creo que seamos embajadores, pero sí que el cine tiene esa magia de poder representar y en cierto modo ser embajador de lo que está pasando en nuestro país", apuntó Cruz.

Ellos esperan que el buen momento de los mexicanos en el cine continúe y que la gente no se canse de darles su apoyo y sobre todo de continuar con su actitud de "querer ver y querer saber".

Desde hoy y hasta el domingo, este festival enmarcado dentro del programa "México en el Smithsonian" de la célebre institución cultural estadounidense, mostrará un total de diez cintas que se podrán disfrutar de manera gratuita.

Los largometrajes son "Chávez", documental sobre la vida del boxeador mexicano Julio César Chávez; "Cochochi", producida por Pablo Cruz y que cuenta una historia sobre la realidad indígena en México; y "Blood" ("Sangre"), que cuenta la historia de una pareja mexicana.

Además, se podrán ver "Duck Season" ("Temporada de Patos"), producida por Alfonso Cuarón; y "The Violin" ("El Violín"), dirigida por Francisco Vargas y que cuenta un historia sobre cómo una comunidad rural que forma una guerrilla para luchar contra las injusticias que les afectan.

Los cortometrajes que se proyectarán son "Ambulance Music" ("Música de Ambulancia"), "The Background Sirens" ("Sirenas de Fondo"), "Milk and Water" ("Leche y Agua"), "The Miracle" ("El Milagro") y "A Mother's Love" ("Amor de Madre").