En medio del tumulto, el director Paulo Barreto pidió a las personas que no consiguieron asiento que salieron para asistir a otra función, pero fue callado a silbidos.
Brasilia, Brasil.- Una película que narra los primeros años de la vida del presidente Luiz Inácio Lula da Silva fue estrenada en medio de un tumulto de políticos, espectadores y manifestantes, y una polémica por llegar a las pantallas poco antes de las elecciones brasileñas.

Numerosos políticos y actores debieron sentarse en el suelo o quedarse de pie para ver la cinta ``Lula, el hijo de Brasil``, cuando se estrenó la noche del martes en la inauguración del Festival de Cine Brasileño de Brasilia, donde fue presentada fuera de concurso.

El propio mandatario no asistió a la presentación y fue representada por su esposa, Marisa Leticia, en el primero de una serie de pre-estrenos que están previstos antes de que la cinta llegue al circuito comercial en enero del próximo año, cuando Brasil celebrará elecciones presidenciales.

En medio del tumulto, el director Paulo Barreto pidió a las personas que no consiguieron asiento que salieron para asistir a otra función, pero fue callado a silbidos.

Un grupo de manifestantes desplegó una manta que decía ``Lula, libere a Cesare``, una referencia al ex guerrillero italiano Cesare Battisti, cuya extradición es discutida por la Corte Suprema. La película desató reclamos de la oposición política, que ve segundas intenciones en su estreno en pleno año electoral, cuando Lula pretende que los comicios sean un plebiscito sobre su administración, que goza de índices de popularidad nunca vistos, por encima de 70%.

``No estoy tratando de vender una ideología con esta película, no estoy vendiendo nada, es una película, una obra de arte, no es política. Yo soy un artista, mi única intención es mostrar mi arte``, se defendió el director de la cinta.

Su padre, el productor Luiz Carlos Barreto, destacó que la obra se realizó sin ninguna ayuda oficial pese a que el gobierno tiene numerosos programas de incentivo a la producción cinematográfica.

El presupuesto de la cinta fue de 12 millones de reales (7,02 millones de dólares) y otros 4 millones de reales (2,34 millones de dólares) en comercialización.

Luiz Carlos Barreto dijo que se sintió atraído por la historia de Lula hace 10 años cuando leyó el libro homónimo de Denise Paraná sobre la vida del mandatario.

``Vi que allí había una película, me pareció una fábula tipo `érase una vez un muchacho muy pobre que se convirtió en rey```, expresó el productor de la cinta, de 81 años.

A su juicio, la principal figura de la cinta es doña Lindú, la fallecida madre del presidente.

La obra narra la historia del actual presidente, el menor de una familia de siete hermanos, desde su nacimiento hasta la muerte de doña Lindú, cuando Lula ya era un destacado líder sindical. No incluye la parte posterior, y más conocida, cuando Lula fundó el Partido de los Trabajadores y alcanza la presidencia.

La historia retrata la vida de una empobrecida familia que abandona el árido noreste brasileño en busca de oportunidades en las grandes ciudades del sudeste, a través de la figura de Lula, el único miembro de su familia que pudo estudiar para convertirse en tornero mecánico en Sao Paulo y se convirtió en el principal líder sindical de Brasil.