El Universal
Según estudios recientes, en los países africanos afectados por el sida, los hombres que se sometieron a la citada operación redujeron a la mitad el riesgo
La circuncisión siempre ha sido un tema escabroso; sin embargo, en Nueva York parecen quererlo al límite. Las autoridades sanitarias estudian la posibilidad de promover la circuncisión de todos los recién nacidos en los hospitales del país para luchar contra la propagación el sida.

Pero las voces en contra de tal propuesta ya se han levantado, pues aseguran que no es una medida preventiva, además de que el recién nacido no puede opinar al respecto.

No sólo los recién nacidos, sufrirían la práctica; también los adultos, cuyas prácticas sexuales sean consideradas de alto riesgo, según publica The New York Times.


Los expertos consideran que esta medida no causaría gran impacto en el grupo más susceptible, el homosexual.

Según estudios recientes, en los países africanos afectados por el sida, los hombres que se sometieron a la citada operación redujeron a la mitad el riesgo de infección debido a que el tejido mucoso del prepucio es más susceptible al virus del VIH.

Y aunque los varones heterosexuales circuncidados tenían un 60% menos de posibilidades de acabar contrayendo el VIH, las mujeres no se ven beneficiadas por una circuncisión del hombre.