El senador estadounidense Edward Kennedy, quien murió ayer tras librar una batalla contra el cáncer por más de un año, tuvo una carrera y una vida marcadas por el éxito pero también por la decepción y la tragedia
A continuación una serie de citas a lo largo de los momentos más trascendentales en la vida del influyente senador:

"Llevó al pueblo estadounidense... un sentimiento que era tan evidente en el Estados Unidos del siglo XIX: que la gente realmente podía cumplir lo que se había propuesto" (hablando sobre su asesinado hermano el presidente John F. Kennedy, en mayo de 1964).

- "No creo que deba ni vaya a hacerlo" (acerca de si el asesinato de JFK lo inspiró políticamente, mayo de 1964).

- "Mi hermano no necesita ser idealizado o magnificado en la muerte más allá de lo que fue en vida, para ser recordado simplemente como un hombre bueno y decente, quien veía el mal y trataba de corregirlo, veía el sufrimiento y trataba de sanarlo, veía guerra y trataba de pararla" (elogiando a su asesinado hermano Robert F. Kennedy, junio de 1968).

- "No busco librarme de la responsabilidad por mis acciones echándole la culpa al trauma físico o emocional a causa del accidente o a otra persona. Considero indefendible el hecho de que no reporté el accidente inmediatamente a la policía" (sobre el incidente en Chappaquiddick, cuando no contactó a la policía luego de que su coche cayera de un puente y una mujer en el vehículo se ahogara, julio de 1969).

"Sé que esta decisión significa que nunca seré presidente. Pero la búsqueda de la presidencia no es mi vida. Es el servicio público" (al declarar que no competiría en la elección de 1988, diciembre de 1985).

"150.000 tropas estadounidenses están atascadas en un pantano en Irak porque la administración Bush tergiversó y distorsionó (informaciones de) inteligencia para justificar una guerra que Estados Unidos nunca debería haber librado" (sobre la guerra en Irak, noviembre de 2005).

"Siempre fue un buen amigo y un adversario amable. Quería derrotar a sus oponentes, pero no destruirlos" (hablando sobre el fallecido presidente Ronald Reagan, abril de 2007).

"Este noviembre la antorcha pasará otra vez a una nueva generación de estadounidenses. De esta manera, con Barack Obama y para ustedes y para mí, nuestro país estará comprometido con su causa. El trabajo comienza nuevamente. La esperanza crece otra vez. Y el sueño perdura" (pronosticando una victoria de Obama en la convención demócrata, agosto de 2008).