Alrededor de un millón de pequeñas y medianas empresas estadounidenses dependen de la concesión de créditos de CIT. La financiera mantiene actualmente "intensas discusiones" con la superintendencia bancaria
Nueva York.- El gigante financiero estadounidense CIT negocia con las autoridades norteamericanas sobre nuevas vías de financiación para mantenerse a flote, debido a los problemas de capital que sufre CIT Group y que amenazan con lastrar la economía norteamericana, comunicó hoy la entidad bancaria en Nueva York.

Según el diario "Wall Street Journal" CIT había contratado con anterioridad a un bufete de abogados especializado en insolvencia, aunque el grupo no dio más detalles al respecto.

La crisis de CIT, que cotiza en Bolsa, supone un nuevo reto para el gobierno norteamericano en la lucha contra la recesión económica. Expertos siguen con atención la respuesta del Estado y se preguntan hasta qué punto intervendrá el gobierno en CIT.

Aunque no se cree que la insolvencia de ese instituto de crédito represente un riesgo sistémico para los mercados financieros, CIT continúa desempeñando un importante papel en la economía estadounidense.

El grupo financiero había obtenido ya 2.300 millones de dólares (1.600 millones de euros) en el marco del programa norteamericano de rescate estatal del sector financiero (TARP). La superintendencia bancaria, por el momento es reacia a permitir a CIT nuevas vías de refinanciación avaladas por el Estado.

Las agencias calificadoras de riesgos han degradado la solvencia crediticia de CIT al peor nivel. La cotización en Bolsa de la financiera se desplomó drásticamente a finales de la semana pasada.