Cannes, Francia.- El director de cine francés Claude Lanzmann declaró hoy oficialmente abierto el 61 Festival de Cannes, en lo que fue toda una oda a la "unidad indestructible" del cine, hecha "con solemnidad, emoción, esperanza y con mucha alegría también".
Siguiendo la tradición, el nombre de la persona que abriría el festival se mantuvo secreto hasta el último momento y sólo se supo en el instante mismo de la aparición de Lanzmann en el escenario del Gran Teatro Lumière del Palacio de los Festivales de Cannes.

El maestro de ceremonias fue Edouard Baer, actor, cómico, director, productor y guionista, dramaturgo y animador de radio y de televisión, miembro activo y sin complejos de la 'Jet set' parisiense, que animó la gala de apertura con humor y profundidad a la vez.

El toque de gravedad lo puso Lanzmann, quien celebró el cine en general y evocó los doce años que tardó en crear "Shoa" (1985), así como la fraternidad que le une con su colega estadounidense Quentin Tarantino.

De este "evento único e incomparable" que es el Festival de Cannes, destacó la mezcla entre lo profundo y lo lúdico.

La gala de apertura sirvió también para presentar oficialmente a los miembros del jurado, presidido por el director estadounidense Sean Penn, e integrado por sus colegas Alfonso Cuarón, de México; Marjane Satrapi, de Irán; Sergio Casttellito, de Italia; Rachid Bouchareb, de Francia; y Apichatpong Weerasethakul, de Tailandia; así como la actriz israelí Natalie Portman, la germano-rumana Alejandra María Lara y la francesa Jeanne Balibar.

Mostró, igualmente, un breve montaje con escenas de las películas de la selección oficial.

El primero de ellos, "Blindness", del cineasta brasileño Fernando Meireilles, un filme metafórico sobre la ceguera, prolongó la velada.

La película inaugural estuvo muy en armonía con el cartel oficial del Festival, inspirado en una fotografía del director estadounidense David Lynch: una mujer con los ojos ocultos por una banda negra.

El Festival de Cannes concluirá el próximo día 25 con la entrega de sus principales premios, en particular la Palma de Oro 2008, que además de recompensar el valor artístico de una obra, será para una labor comprometida socialmente con su tiempo, según anunciaron a la prensa los miembros del jurado esta misma tarde.