Claudio Magris es uno de los escritores que no se ha dejado tentar por las tecnologías y continúa escribiendo sus textos a mano. Foto www.deia.com
Magris ha traducido obras de Henrik Ibsen, Heinrich von Kleist y Arthur Schnitzler.
Guadalajara, Jalisco.- Claudio Magris es uno de los escritores que no se ha dejado tentar por las tecnologías y continúa escribiendo sus textos a mano porque cree que "es la mejor forma de escuchar la música de la escritura".

Considerado uno de los escritores más brillantes de su país, el autor de libros como "Microcosmos" ha recibido a lo largo de su carrera premios como el Erasmus Prize y Leipizig Book (2001), el Príncipe de Asturias de las Letras (2004) y el Lenguas Romance de la Feria Internacional de Literatura de Guadalajara (2014).

Nacido en Trieste el 10 de abril de 1939 Magris ha traducido obras de Henrik Ibsen, Heinrich von Kleist y Arthur Schnitzler. Es hijo del conocido matemático y filósofo Francesco de Grisogono y es un especialista en lengua y literatura germana.

Su obra, en la que destacan libros como "Danubio", "Otro mar", "Utopia y desencanto" y "Alfabetos", lo ha hecho reconocer como una de las principales plumas no sólo de Italia sino de la literatura contemporánea.

A lo largo de su obra, el autor, reconocido con el Premio de la Paz de los libreros alemanes en 2009, se ha mostrado a favor de una Europa diversa y sin fronteras, solidaria y dispuesta al diálogo de culturas.

"Todos tenemos un compromiso político como humanos", afirmó este lunes al anunciarse la entrega del Premio Lenguas Romance de Guadalajara.

"Las fronteras no son fronteras nacionales sino sociales, de individuos de los que no sabemos nada", indicó.

Aunque Magris sigue escribiendo a mano, confiesa que le ha impresionado la velocidad con que se han dado los cambios tecnológicos y las herramientas modernas que han contribuido a la difusión de su obra, traducida a más de 20 idiomas.

Por Sandra Parra/DPA