Violeta fue interpretada por la soprano albanesa Ermonela Jaho, conocida del publico libanés por haber actuado en varias ocasiones en el festival de música clásica que se celebra cada año en el hotel Al Bustan en la localidad de Beit Mary (centro). El papel de Alfredo quedó a cargo del tenor italiano Vittorio Grigolo.
Baalbek, Líbano.- Una espléndida representación de La Traviata de Giuseppe Verdi clausuró anoche en las ruinas romanas de Baalbek el festival que se celebra cada verano en esta ciudad del Líbano, considerado como el más prestigioso de Oriente Medio.

La ópera, en tres actos, basada en el libro "La dama de las camelias" de Alejando Dumas y que relata el trágico amor de Violeta Valery y Alfredo Germont en el París de 1840, fue presentada por el festival francés Chorégies d'Orange.

Violeta fue interpretada por la soprano albanesa Ermonela Jaho, conocida del publico libanés por haber actuado en varias ocasiones en el festival de música clásica que se celebra cada año en el hotel Al Bustan en la localidad de Beit Mary (centro). El papel de Alfredo quedó a cargo del tenor italiano Vittorio Grigolo.

El causante de la desgracia de la pareja, el severo padre de Alfredo, Giorgio Germont, fue interpretado por el barítono italiano Marzio Giossi, completando así el trío principal de esta obra.

Las música estuvo a cargo de la Orquesta de la Opera Real de Wallonie bajo la batuta de Paolo Arrivabeni; el coro, por las Operas de Toulon Provence-Mediterranée, Tours y Royal Wallonie, mientras que del ballet se encargó la Opera-Teatro de Aviñón y des Pays de Vaucluse.

Durante un poco más de dos horas, los artistas volvieron a dar vida a las espléndidas ruinas de Baalbek o la Ciudad del Sol y transmitieron a la numerosa audiencia las emociones, los sentimientos encontrados y el amor auténtico de Violeta, obligada a renunciar a él por los prejuicios sociales de su época.

La obra fue presentada en un estrado construido en el templo de Baco, dios del vino y de la fertilidad, en frente del cual se encuentra el del dios Júpiter, amo del Cielo y de la Tierra, mientras la orquesta, alumbrada con una luz tenue, quedaba frente a los espectadores.

La audiencia, entre la que se encontraban en primera fila los ministros de Cultura y Educación, Tamam Salam y Tarek Mitri, respectivamente, no se cansó de ovacionar a los artistas durante y al término de su presentación.

El festival de Baalbek arrancó el pasado 4 de julio con el ballet de Maurice Béjart, bajo la dirección de Gil Roman, y acogió, entre otros, "Los monólogos de Fedra-Medea", interpretados por la actriz francesa Fanny Ardant, "La Opera de la Ciudad", del conjunto Caracalla, y los conciertos de Deep Purple y de dos leyendas del jazz, los estadounidenses Ron Carter y Eddie Palmieri.

El festival de Baalbek fue inaugurado en 1955 y prosiguió sin interrupción hasta 1977, cuando tuvo que ser interrumpido a causa de la guerra civil libanesa (1975-1990).

Han pasado artistas de fama internacional como Rudolf Nuyerev, Ella Fizgerald, Maurice Béjart, Duke Ellington, Joan Baez, Mstislav Rostropovich, Claudio Arau, Fayruz, Sabah y Um Kalzun.

Al término del conflicto bélico, Rostropovich volvió a inaugurarlo, pero tuvo que ser interrumpido nuevamente durante algunos veranos por la situación que vivía el país.