Washington.- El estado no es de los más grandes, ni el que más delegados tiene por repartir, pero por lo ajustados que están los números atrae el interés de los candidatos y analistas políticos
Hillary Clinton parte como favorita en los "caucus" demócratas que se celebran hoy en el estado de Maine, donde el voto femenino podría jugar un papel decisivo y dar la victoria a la senadora por Nueva York, según los expertos.

La gran jornada de Obama el sábado, cuando ganó las elecciones de Nebraska, Luisiana, el estado de Washington y las Islas Vírgenes, ha permitido al senador por Illinois recortar la ventaja de Clinton en el número de delegados que irán en agosto a la Convención Demócrata de Denver, y actualmente tiene sólo 25 menos que su rival.

El estado de Maine no es de los más grandes, ni el que más delegados tiene por repartir, pero precisamente por lo ajustados que están los números (mil 95 delegados para Clinton y mil 70 para Obama) atrae el interés de los candidatos y analistas políticos.

En total, se necesitan 2 mil 25 delegados para conseguir la nominación demócrata.

En los "caucus" de hoy en ese estado hay en juego 34 delegados, diez de ellos superdelegados ", que no tienen comprometido su voto y pueden elegir a quien mejor les parezca en la Convención Demócrata que proclamará al candidato para las elecciones presidenciales de noviembre.

Por tanto, una victoria para Clinton en Maine le permitiría aumentar de nuevo su ventaja sobre Obama y la senadora lo sabe. Por ello no ha dejado de hacer campaña en este estado, a pesar de que la cita del próximo martes en la que votarán los estados del Potomac (Virgina, Maryland y Distrito de Columbia) es crucial para sus intereses.

Su marido Bill y su hija Chelsea la han apoyado y han hecho campaña para ella en distintas ciudades de Maine. Y el gobernador del estado, John Balducci, también ha tratado de atraer votos en su nombre.

Los responsables de su campaña creen que ganar en ese estado es posible, dadas las victorias logradas en los cercanos Nuevo Hampshire y Massachusetts.

En ambas primarias ha sido decisivo el voto femenino, que ha otorgado la victoria a la ex primera dama y la ha " rescatado " más de una vez, comenta hoy el diario The Washington Post.

Así sucedió en Nuevo Hampshire, donde las mujeres dieron ampliamente su apoyo a la senadora y le proporcionaron su primera victoria después de quedar tercera en los " caucus " de Iowa.

En Massachusetts, donde su marido Bill logró un gran margen en la campaña de 1996, también fueron las mujeres que decidieron las primarias a favor de Hillary, cuando tenía, a priori, todas las de perder teniendo en cuenta la maquinaria de personalidades que había dado su apoyo a Obama.

El senador por Illinois contó con el apoyo de los Kennedy, John Kerry, el candidato demócrata en 2004, y el gobernador Deval Patrick. Y aún así perdió.

El voto femenino también le concedió a Clinton una de las victorias más importantes del " supermartes ".

No obstante, el estado de Maine también es un terreno amigable para Obama, quien ha comprobado que los " caucus ", reuniones vecinales de partidarios en las que se elige al candidato, son su mejor baza.

Y no se debe olvidar que el candidato afroamericano también tiene muchos votos femeninos a su favor, algo que ya quedó patente en Iowa y en Misuri.

Pero la campaña de la ex primera dama confía en que el mensaje de la senadora deje huella en ese estado y entre las mujeres.

Maine es un estado con un " pensamiento independiente " y con una fuerte base de mujeres en el mundo de la política, como las senadoras republicanas Olympia Snowe y Susan Collins, argumenta la campaña de Clinton.

Pero también los asesores de Obama se muestran optimistas. " No sabemos qué va a pasar en Maine ", señala David Axelrod, asesor político de la campana del senador. " Toda la región ha sido un desafío para nosotros", concluyó.

Así los pronósticos, Clinton parte con ventaja, pero el terreno en Maine está bastante complicado. Al final, hablarán los resultados.